Dice que supuestos ‘paras’ se entrenan en Tona, municipio que ubica erróneamente en N. de Santander.

Aunque sin usar las expresiones del presidente Nicolás Maduro del miércoles, de que daría una “lección” a países como Colombia y Brasil por supuestamente apoyar un plan de Estados Unidos para derrocarlo y hasta asesinarlo, la Cancillería del país vecino emitió un comunicado este jueves en el cual ratifica la versión del supuesto complot y lanza nuevas amenazas a Colombia. 

En el texto, el Gobierno venezolano reitera que recibió la información “por fuentes confiables de inteligencia, que señalan al Asesor de Seguridad Nacional del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, John Bolton, de planificar operaciones y
acciones de fuerza de naturaleza ilegal y terrorista”. 

Este plan, dice Venezuela, incluye “el asesinato del Presidente Constitucional de Venezuela, el derrocamiento del Gobierno legítimo y la imposición de un Consejo Transitorio de Gobierno mediante un esquema de intervención directa en Venezuela”.

El comunicado señala que el supuesto plan  “cuenta con la participación y complicidad directa del gobierno de la República de Colombia”.

No vamos permitir que se empiecen a tejer ese tipo de dudas o acusaciones, esas acusaciones deben ser rechazadas por todos los colombianos

Según Venezuela, Colombia “por acción u omisión”, habría permitido “que en una zona del municipio Tona, departamento del Norte de Santander, se esté desarrollando
un proceso de entrenamiento paramilitar a un grupo de 734 mercenarios de guerra, conformado por ciudadanos colombianos y venezolanos”.

Este grupo, dice la Cancillería venezolana, tendría el propósito de “simular su pertenencia a unidades de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para así propiciar falsos positivos al atacar instalaciones militares colombianas y venezolanas con el objetivo de desencadenar una escalada que derive en un conflicto armado de consecuencias impredecibles”.

Vale decir que en ese municipio, que en realidad está ubicado en Santander y a más de 60 kilómetros de la frontera en línea recta, tanto autoridades como habitantes desmienten la existencia del grupo de mercenarios que reciben entrenamiento y el supuesto plan.

El miércoles, el presidente Iván Duque ya había respondido a las amenazas iniciales de Maduro señalando que en ningún momento su gobierno ha contemplado la posibilidad de hacer un “acto de actitud belicista con ningún país de la región”. 

Agregó que Colombia es un país “respetuoso” del derecho internacional, por lo que “no vamos permitir que se empiecen a tejer ese tipo de dudas o acusaciones, esas acusaciones deben ser rechazadas por todos los colombianos y lo que debe quedar claro es que quienes están ejerciendo la dictadura en contra de sus ciudadanos generando grandes flujos migratorios son los que deben responder ante la justicia internacional”.

La Cancillería colombiana, a través de un comunicado, también había calificado esas afirmaciones de Maduro como “desobligantes, irrespetuosas y calumniosas”. Además, las tildó de “imaginarias”. 

“Colombia es un país absolutamente respetuoso de las normas del derecho internacional y de los principios y costumbres que rigen las relaciones internacionales. De igual forma, exige de Nicolás Maduro respeto al señor presidente de la República de Colombia, Iván Duque Márquez, como el más alto representante del pueblo y del gobierno de Colombia”, se lee en el documento.

ELTIEMPO.COM

También te puede interesar:   Niño de 13 años apuñala a su madre porque lo despertó para ir al colegio
Compartir: