Harold Rojas gerente del canal CNC, habla de su vida y obra. Su trabajo es reconocido en el mundo televisivo y su mayor sueño es ir al Japón y apreciar cómo se fabrica una cámara de televisión en vivo y en directo.

Nació en el antiguo hospital San Antonio, carrera 30 con calle 18, de la pareja conformada por Jhon Pablo Rojas y Raquel Manzano. Su primer año de primaria lo realizó en la escuela José Antonio Galán y el segundo hasta el quinto en la José Joaquín Jaramillo. A su vez la secundaria la adelantó en el Gimnasio del Pacífico.
Harold, el también propietario de Teluro Producciones realizó Producción Básica en Televisión en Corvisión de Cali, bajo la dirección de Arturo Corchuelo.

¿Antes de llegar a la televisión qué trabajo hizo?
Inicialmente quería estudiar la parte técnica de la televisión, cámaras. producción, iluminación, pero el pensum de la Universidad del Valle no tenía esta modalidad y entonces me dediqué a mi frustrado talento que era dibujar e hice un curso en American School por correspondencia y empecé a trabajar en Screem con un vecino en estampados, luego exploré en la fotografía que también me gustaba, y empecé a ascender hasta llegar a la producción.

¿Se define como fotógrafo, camarógrafo o productor?
Soy fotógrafo y camarógrafo y la combinación de las dos cosas me hace productor, pero como fotógrafo empecé a los 13 años y como camarógrafo a los 16; luego comencé de asistente de Santiago Chica a hacer videos alrededor de 1986.

¿Quiénes lo introdujeron en este mundo de las cámaras?
El chicle de la fotografía me lo inculcó mi mama por intermedio de un tío que tomaba fotografías y ella que también lo hacía, me regaló una cámara. Del paso a la fotografía en sí fue con Jair Granobles, donde aprendí a hacer cuarto oscuro que de tanto pedirle que me prestara la cámara, me dijo un día “que si quería me la vendía, que le diera dos mil pesos en efectivo y tres mil pesos en trabajo y me podía quedar con la cámara, que recuerdo era una Limpux RC 35”. En la parte de video, se lo debo a Santiago Chica, que me dio la oportunidad de ser su asistente. Él es uno de los pioneros en Tuluá que cubría fiestas sociales en el Club Campestre y el Colonial.
Pasar de una cámara RC a una Reflex, una profesional, fue un paso grande que se logró través de Santiago Chica, que llegó a Tuluá a administrar una almacén que se llamaba Foto Internacional, donde quedaba el Época, se tomaba la fotografía aquí pero se revelaba en Cartago. Todo ese aprendizaje me sirvió mucho porque cuando fui a pagar el servicio militar en Villavicencio hacía de estafeta, donde hacía fotografía y videos, soy del contingente cuarto del 85. Al regreso del Ejército llegué a Casa Fotográfica y estaba Víctor Benavidez, “El Mexicano”, que estaba administrando el negocio y me empleó como vendedor de mostrador.

También te puede interesar:   William Loaiza toda una vida detrás de la noticia

¿Cuál fue su vinculación con EL TABLOIDE en esa época?
A don José Espejo lo conocí cuando él compraba los químicos y el papel para revelar las fotografías porque tenía una ampliadora. Le sugerí que montara un cuarto oscuro y le recomendé a Mario Henao, que trabajaba en Foto London que quedaba enseguida de Bolipan y lo entrené. Se fue a trabajar en el cuarto oscuro de don José hasta que se fue a pagar el servicio militar y entonces lo reemplacé yo y estuve con él más de un año.

¿Por qué Teluro?
Entre el grupo de entusiastas estaba Carlos Cardona, que se puso a estudiar para escoger un nombre llamativo y descubrió un poema del tulueño Germán Cardona Cruz que se llama Teluro, que habla del arraigo a la ciudad y Teluro, es movimiento, que brotamos de la tierra y todos quedamos de acuerdo. Adriana Abonce, que trabajaba en la cultura, nos hizo el logo en 1994. En ese entonces ya hacía corresponsalías para 90 Minutos, CMI, Noti5, al Noticiero del Medio Día. El primer presentador fue Rubén Darío Benítez, después llegó Sugey Patiño. También le hice Notas Profanas a Gardeazábal para el Canal Uno a las 8 de la noche. Para hacer televisión se necesita tres cosas, la técnica, lo económico y el talento.

¿Cómo comenzó el noticiero de Teluro?
Mi deseo era realizar un noticiero de televisión en Tuluá y Gustavo Álvarez Gardeazábal hizo un estudio de factibilidad para hacerlo de 30 minutos, en horario que peleara con los nacionales y el regional que fuera los miércoles de 8:00 a 8:30 de la noche. Aunque la primera emisión no se pudo emitir, posteriormente se pudo lograr el éxito. Comenzamos en el 2001 con 30 minutos los miércoles, luego los martes y jueves, después lunes, miércoles y viernes, ahora es diario. Fui el primero en poner un noticiero a las 10 de la noche y también a las 6 de la mañana, cuando nadie lo hacía, eso gracias a un estudio de mercadeo realizado donde se tuvo en cuenta que nuestro noticiero se ve en 12 municipios, donde en Toro no se acuestan a la misma hora que en Tuluá, los de Zarzal no se despiertan a la misma hora que en Buga y la clave era que los vallecaucanos tuvieran la posibilidad de vernos de cerca, lo cual se convirtió en nuestro eslogan. Actualmente soy el director del Canal CNC que se emite por Legón Televisión canal 2 y por Cable Cauca canal 99, representante de la programadora Teluro Producciones y el camaró-grafo de la Dimayor para cubrir los partidos de Cortuluá.

Compartir: