El trabajo que desarrollan permanentemente las entidades encargadas de mantener la ciudad limpia sigue cayendo en oídos sordos según esta imagen captada en uno de los sumideros de la Villa de Céspedes.

Según funcionarios de Centroaguas, a cuyo cargo está el mantenimiento de las redes de acueducto y alcantarillado de la ciudad, es muy común hallar en las alcantarillas objetos tan extraños como almohadas y hasta electrodomésticos, pasando por recipientes plásticos y residuos de frutas y verduras cuya descomposición para unos es lenta y para otros es causa de contaminación ambiental.

El llamado de la empresas es para que los ciudadanos aprendan a hacer un adecuado depósito de los desechos y no arrojar grasas, basuras, aceites, lodos y arenas entre otros a los sumideros, y usar bolsas de basuras para las toallas, papel y cabellos por ejemplo que luego taponan las redes.

Cualquier anomalía en el sistema de alcantarillado así como robos de tapas de los medidores se puede informar las 24 horas al 116 de Centroaguas.

También te puede interesar:   Casa de la cultura abandonada
Compartir: