La situación de la salud en Tuluá, al igual que el resto del país, sigue siendo dificil en razón a las millonarias deudas que han contraído las EPS con clínicas y hospitales que paulatinamente han venido cerrándoles las puertas por la mora en el pago.

El hecho sería positivo solo si el Estado asume con responsabilidad ese compromiso. El No POS es el conjunto de intervenciones que no están incluidas en el Plan Obligatorio de Salud 

El municipio de Tuluá, a través de la Secretaría de Salud, recibió con reserva el anuncio del Gobierno Nacional de asumir el pago de la deuda que genera el sistema No POS, considerando que esta sería una solución a la crisis de la salud a nivel local solo si el Estado desde el poder central cumple con ese compromiso.

La iniciativa fue confirmada esta semana por la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro Torres, quien precisó que esa había sido la respuesta del presidente Iván Duque a las constantes peticiones suyas en torno a entregarle al Gobierno Nacional esta deuda.

A juicio de John Fredy Asprilla Agui-rre, secretario de Salud Municipal, la medida es buena para el gobierno departamental porque se descarga de una deuda pero le siguen llegando los mismos recursos por salud pública sin que tenga que pagar ya el No POS.

«Otra cosa significa para el paciente que puede resultar riesgoso porque si el Gobierno Nacional no paga, la deuda con las IPS seguramente va a seguir aumentando y los servicios a los usuarios seguirán restringidos» aseveró el funcionario local.

Según las cifras oficiales, el gobierno le adeuda a las IPS aproximadamente tres billones de pesos por concepto de No POS, cifra que puede seguir aumentando si el Estado no hace los pagos de su nuevo compromiso.

El No POS es el conjunto de actividades, procedimientos e intervenciones, servicios, insumos y medicamentos que no están incluidos en el Plan Obligatorio de Salud, y se refiere de manera específica a medicamentos para enfermedades catastróficas o huérfanas, lo que los hace demasiado costosos para el paciente.

También te puede interesar:   Sisben depura colados, En Tuluá se han detectado mas de 500 usuarios duplicados

Según los registros de la Secretaría de Salud Municipal, en Tuluá existe un grupo de alrededor de 30 pacientes con enfermedades huérfanas, en su gran mayoría niños, cuyos tratamientos y medicamentos le valen al Estado alrededor de 3.000 millones de pesos.

Entre tanto, los pagos de las EPS con clínicas y hospitales de la ciudad siguen estancados con el consecuente perjuicio para los pacientes. La EPS más endeudada sigue siendo Coomeva que le debe apro-ximadamente $8.500 millones a la clínica San Francisco, $3.000 millones a la clínica Miariángel y cerca de $2.500 millones al hospital departamental Tomás Uribe Uribe.

 

Los afiliados siguen siendo los afectados

Emssanar con 66.578 afiliados es la EPS del régimen subsidiado con mayor número de pacientes, seguida por Medimás que contabiliza 22.948 registros en Tuluá.

El Régimen Subsidiado es el mecanismo mediante el cual la población más pobre del país, sin capacidad de pago, tiene acceso a los servicios de salud a través de un subsidio que ofrece el Estado.

Entre tanto, Coomeva EPS se constituye en la entidad prestadora de salud con mayor número de afiliados en Tuluá del régimen contributivo con 32.174 personas, cifra que ha bajado ostensiblemente ante el cierre de servicios de que ha sido objeto por parte de IPS como las clínicas San Francisco y Mariángel.

Han incrementado sus afiliados la SOS que a febrero pasado tenía 26.292 suscritos a sus servicios seguida por la Nueva EPS que ya llega a 24.804 y luego se ubica Medimás con casi 11 mil beneficiarios de sus servicios.

En total, Tuluá tiene 103.489 afiliados del régimen subsidiado y 108.170 del contributivo, según los registros que posee la Secretaría de Salud Municipal.

El Régimen Contributivo es un conjunto de normas que rigen la vinculación de los individuos y las familias al Sistema General de Seguridad Social en Salud, cuando tal vinculación se hace a través del pago de una cotización, individual y familiar, o un aporte económico previo financiado directamente por el afiliado o en concurrencia entre éste y su empleador.

 

Compartir: