La calle 28 entre las carreras 26 y 28 de Tuluá se ha convertido en una zona de estacionamiento de vehículos automotores que ocupan la mitad de la vía dejando pocos metros para el libre tránsito de carros, motos y bicicletas que desarrollan elevadas velocidades con el fin de alcanzar a pasar en verde y la mayoría de las veces en amarillo cuando cambian los semáforos ubicados en las intersecciones viales, ocasionando accidentes con lesionados y daños materiales. Esta vía pide a gritos que se prohiba el estacionamiento de vehículos para agilizar el tránsito y evitar los accidentes.

También te puede interesar:   Tuluá cumplió con el simulacro de evacuación
Compartir: