El parque infantil Julia Escarpeta, uno de los pocos emblemas que aún le quedan a la ciudad, está siendo invadido por drogadictos en las noches, lo que ha ahuyentado a los ciudadanos de bien que van a practicar deportes. La comunidad pide la presencia de la Policía con patrullajes constantes.

Los más perjudicados son los niños que ya no llegan en masa por el mal ejemplo que están recibiendo.

Miembros de la comunidad del barrio Salesiano, residentes en los alrededores del parque infantil Julia Escarpeta, solicitaron la permanencia de una patrulla policial en las instalaciones del lugar por la presencia constante de consumidores de alucinógenos.

El hecho ha sido denunciado ante las autoridades locales en diversas ocasiones pero no ha sido posible lograr los patrullajes requeridos que remedien la situación.
De acuerdo con los denunciantes, el hecho se hace recurrente en las horas de la noche para lo cual los drogadictos aprovechan que la puerta principal permanece abierta al público hasta las 9 de la noche.
«También está la circunstancia de que, por la construcción de la plazoleta, se ordenó el corte del servicio eléctrico en el sector sur, oscuridad que también hace propicia la presencia de estas personas que ni siquiera son del barrio» señala uno de los denunciantes.

La situación ha ocasionado además que muchas personas que acudían en las noches a hacer ejercicios en los juegos biosaludables instalados en la zona sur del parque, dejaran de asistir por la incomodidad que produce el consumo de alucinógenos en su presencia.
En cuanto al vigilante, los dolientes del parque infantil precisan que es una figura decorativa dado que no tiene mayores funciones, salvo vender las boletas para el ingreso a la piscina.
«Debemos recordar que el Julia Escarpeta es un parque infantil, que por esa misma condición es visitado diariamente por muchos niños que llegan a practicar distintos deportes, pero el ejemplo que están recibiendo sobre drogadicción no es el mejor para ellos» sostiene la comunidad.

Los voceros comunitarios puntualizan haciéndole una llamado al mayor Julio Fernando Mora Escobar, comandante de la Estación de Policía Tuluá, para que asigne una patrulla que haga permanentes visitas al parque, especialmente después de las seis de la tarde para que despeje el lugar y este vuelva a ser el sitio preferido por los ciudadanos.

De otro lado, la comunidad se encuentra a la expectativa ante el anuncio de la Secretaría de Agricultura y Medio Ambiente en torno a una reunión que tendrá lugar en las mismas instalaciones del parque infantil el próximo martes, a partir de las 7 de la noche.
De acuerdo con la comunicación enviada a la gran mayoría de los habitantes del sector, la reunión tiene como objeto socializar la poda y erradicación de algunos árboles existentes dentro del lugar y sobre los que la misma comunidad se ha pronunciado en defensa de la naturaleza.
Sostienen quienes se identifican como veedores del parque infantil Julia Esparpeta que defenderán la arbori-zación de los depredadores oficiales.

También te puede interesar:   Nueva jornada de pasaportes
Compartir: