“…Los hechos nos indican que estamos ante un gobierno débil, indiferente, sin carácter”.

En este momento tan coyuntural en el que los estudiantes de las universidades públicas han decidido salir a las calles y decretar cese de actividades hasta tanto el Gobierno Nacional demuestre con hechos y no con enredos ni pañitos de agua tibia el financiamiento de la educación superior por medio del presupuesto, es preciso brindarles todo el apoyo. Máxime que si se toman como ejemplo magnas instituciones como la Universidad del Valle, estamos garantizando calidad en el ejercicio de las profesiones una vez que los que hoy luchan, el día de mañana representarán el futuro del país.

La huelga se ha sostenido y la comunidad estudiantil no debe desfallecer. Al contrario; todos los estudiantes, docentes y rectores deben unirse, sin pensar en la presión de cancelación de semestre, ni en el tiempo que crean estar perdiendo. ¿Para qué tanto afán de terminar los pregrados, si en las condiciones que se vienen quizás no lo logren? Es preciso fomentar un cambio radical. Ser parte de las decisiones a gran escala. Ser parte de la historia del país, en la que se diga que miles de jóvenes en el año 2018, dieron una gran batalla por la educación.

Los hechos nos indican que estamos ante un gobierno débil, indiferente, sin carácter con unos ministros y presidente sin experiencia alguna en el capoteo de grandes crisis. Eso se veía venir. Nunca pensamos que fuera tan rápido. Sólo a 100 días de gobierno, el despelote no puede ser mayor. Se está aplicando la técnica de “hacernos los pendejos, mientras el debacle pasa” pero este debacle de seguro no pasará tan fácil como en otras ocasiones. El hacerse los pendejos con la masa de estudiantes no va a funcionar, porque si algo es característico de los jóvenes es que no dejan que manipulen sus decisiones, son persistentes, no llevan intenciones económicas particulares a las mesas de negociaciones y no son torcidos, como nos tienen acostumbrados otros gremios que levantan los paros y dejan a la masa viendo un chispero.

También te puede interesar:   El colegio Levapan
Compartir: