“..Tuluá se encuentra en un pro-ceso de transformación, la misma que requiere mayor iniciativa y participación…”.

El 2019 sin duda se presenta como uno de los años más retadores de esta década, ad portas de 2020 y del arranque de la tercera década de este siglo, es sin duda este año un tiempo de trasforma-ción y de iniciativa.

Frente a lo anterior vale la pena decir que Tuluá se encuentra en un proceso de transformación, la misma que requiere mayor iniciativa y participación de todos nosotros para lograr que esta imponente ciudad se ubique en un sitial de privilegio, so pena de desaparecer.

Y se puede desaparecer en el ámbito social, empresarial, académico y tecnológico, si no abrimos las puertas a un cambio que nos permita mejorar estándares primarios como la educación, la cobertura de atención social, y la implementación de políticas que nos permitan generar espacios a empresas de ciencia y tecnología que ayuden a impulsar el empleo y el desarrollo de la ciudad.

El futuro prominente se enfoca en desarrollar herramientas de innovación, en desarrollar ciencia y tecnología y en educar sociológicamente en un entorno humanístico al ser humano, frente a esto nuestra comunidad debe ser consciente que estamos frente a una oportunidad de oro de pensar diferente y buscar el progresismo no desde la política sino desde el conocimiento.

También te puede interesar:   Otra chambonada

Y la prospectiva nos llevaría a ubicar a Tuluá en 2030, como un polo de desarrollo de las tecnologías de la información, con sus colegios centrados en formación no de cantidad sino de calidad, con sus universidades ofreciendo programas de maestría y de doctorado, con un énfasis en lo tulueño pero con proyección internacional, rescatando cerebros fugados, garantizándole a los doctores y maestros mejores condiciones de vida y apostando fuertemente por una educación ciudadana de calidad, donde valores como la vida sean valorados como lo más importante y donde los homicidios y otros delitos sean tan solo un mal recuerdo.

Este es el futuro que debe iniciar en este 2019, donde todos debemos unirnos por una sociedad más solidaria, emprendedora, con un futuro que sea una bitácora construida desde las bases de la sociedad, la cual debe empezar por modificarse a sí misma convirtiéndose en el baston de progreso que todos soñamos.

Compartir: