Los daños en la capa de rodamiento del puente se hacen evidentes cada día, pero la mayor preocupación es que la estructura colapse y deje incomunicada a toda la región norte del Valle.

La estructura que comunica a los municipios de Zarzal y Roldanillo va de mal en peor

El temor que la comunidad del norte del Valle había expresado frente a los trabajos desarrollados en el puente Eustaquio Palacios o de Guayabal, como se conoce popularmente, se hicieron realidad y ahora presenta nuevas fisuras e incluso en la presente semana se registró un accidente que por fortuna no dejó víctimas.

Justamente la procuradora delegada Lesddy Dennise López Espinosa le solicitó a la gobernadora Dilian Francisca Toro un informe detallado de las intervenciones hechas en cumplimiento de un fallo judicial.

“De manera respetuosa le solicito remitir informe de cada una de las acciones desarrolladas con el fin de dar cumplimiento a lo ordenado en la sentencia de marzo 22 de 2017, proferida por el Tribunal Contencioso Administrativo del Valle del Cauca, la cual fue confirmada por el Honorable Consejo de Estado en providencia del 26 de abril de 2018, notificada por Estados el 22 de mayo” dice la funcionaria judicial.

En el referido fallo se ordenó realizar mantenimiento general al puente “Eustaquio Palacios” que comunica a los municipios de Zarzal y Roldanillo dentro del término de tres (03) meses contados a partir de la notificación de la providencia; en el cual deberán incorporarse medidas de “revisión de los sistemas de apoyos (rodillos), limpieza de estribos, cambio de neoprenos, reparación y pintura de la baranda, sandblasting y pintura de la estructura metálica, revisión de la soldadura y de los remaches, reparación de la losa, realizar mantenimiento rutinario de forma general de la manera en cómo se especifica en el Informe de Inspección presentado por INVÍAS en este proceso.

Tales trabajos a juicio de la comunidad no se han desarrollado y los riesgo son cada vez mayores.

“Lo que necesitamos es que cumplan la sentencia y no sigan llegando con pañitos de agua tibia para atender la problemática que afrontamos y que nos pueda dejar incomunicados ” afirmó Pablo Ríos, habitante de Zarzal.

También te puede interesar:   La Montana es una trampa, Veeduría Ciudadana de Trujillo insisten en que la firma contratista no ha cumplido
Compartir: