Una de las opciones planteadas para erradicar las aves es instalar un parlante en el templo con el sonido de un águila para espantarlas.

Alrededor de 100 palomas que a diario se alimentan en la Plaza Cívica Boyacá, al atardercer vuelan hacia el templo de San Bartolomé donde duermen. Esta situación está generando problemas de salubridad a la comunidad.

La instalación de un sonido ambiental en la parte más alta de la torre del templo de San Bartolomé con el chillido de un águila, fue la solución presentada por la Secretaría de Salud Municipal al padre Luis Mario Larenas Cruz, quien se viene quejando por la invasión de palomas en la iglesia.

La población de estas aves, en un número que a juicio del sacerdote pasan de 100, está generando diversos problemas tanto al cuerpo de empleados del templo como a los feligreses mismos.
“Los problemas más predominantes que nos están generando las palomas son los ácaros que esparcen por todos los rincones del templo, incluidas la sacristía y el despacho parroquial y que afectan las vías respiratorias” señaló el padre Larenas Cruz.

El otro inconveniente que se viene presentando con las aves es el estiércol que cae constantemente de las torres, lo que a la vez puede causar daños en la maquinaria de los relojes que acaban de ser reparados.
A juicio del párroco, si bien las aves deben ser conservadas porque hacen parte del ecosistema, su proliferación se debe a que la comunidad las está alimentando en la Plaza Cívica Boyacá, lo que hace que cada vez lleguen más de otros lugares.

Agregó que una solución podría ser darles maíz con algún producto esterilizante a fin de que su número no se incremente y se pueda convivir por lo menos con las actuales. Consultado al respecto el secretario de Salud Municipal, John Freddy Asprilla Aguirre, señaló que una situación similar les fue denunciada en el pasado del templo de los padres Franciscanos y allí se implementó un parlante con el ruido de un águila, lo que las dispersó dado que las palomas asumen que van a ser atacadas por este depredador.

“Ese fue el planteamiento que le hicimos al padre Larenas y quedamos de seguirlo estudiando en próximas reuniones por cuanto es imposible trasladarlas” puntualizó Asprilla Aguirre.

También te puede interesar:   Álvaro Valencia Ruiz fue una institución de la radio
Compartir: