“…difícil de creer que en realidad sí era un atentado terrorista autentico gestado tal vez desde Cuba…”.

Después de los recientes eventos en los que según el sentir de la opinión pública, en por lo menos la mitad de este polarizado país, donde se presume la complicidad del fiscal general de la nación y del Grupo Aval con las muertes por cianuro de testigos importantes del caso Odebrecht, viene el atentado terrorista del Ejército de Liberación Nacional a las instalaciones de la escuela de cadetes General Santander de Bogotá y es allí, justo en ese momento y antes de que el ELN reconociera su autoría en el hecho, cuando la oposición estatal imaginó que el atroz crimen era un auto atentado del mismo gobierno central para poner fin a las negociaciones de paz con el ELN y justificar la guerra sin cuartel contra todo vestigio de beligerancia. Así lo hicieron sentir muchas personas en las redes sociales.

Las dos versiones conocidas del hecho en las que por un lado se decía haber existido una confrontación entre el perpetrador y los guardias de la unidad educativa policial, y por el otro aparecen fotos en las que no se observa persecución alguna, ni alerta o conmoción al interior de la escuela, no ayudaron a reducir la incertidumbre de que se tratase en realidad de un auto atentado, y así, la duda creció a tal punto que cuando el ELN lo reconoció públicamente, parte de la población indignada por los indicios de conspiración anteriores, se le hizo difícil de creer que en realidad sí era un atentado terrorista auténtico gestado tal vez desde Cuba por las mentes del estado mayor de dicho grupo armado, y por ende, apareció en la marcha contra el terrorismo realizada el pasado domingo, un joven vistiendo una camiseta que a su espalda decía: no a la guerra de Duque Uribe.

Hoy Colombia entera sabe los motivos que produjeron el atentado: no lo hizo el mismo gobierno para justificar lo que todos creían; sin embargo la búsqueda de justicia para el genocidio que se llevó 21 vidas y dejó casi un centenar de heridos será considerada como tal.

También te puede interesar:   Petro los tiene asustados
Compartir: