Se trata de Natalia Guzmán, que reveló su inconformidad con Viva Air luego de un cobro adicional debido a que su equipaje excedía las dimensiones en cabina.

La denuncia de Guzmán, hecha en Twitter, empezó el 30 de diciembre de 2018 por un incidente ocurrido el día anterior durante su trayecto entre Santa Marta y Bogotá. Según la pasajera, la aerolínea le cobró una tarifa adicional porque su maleta sobrepasaba por 2 centímetros los límites establecidos por la empresa, y agregó: “nos escribieron feas en el pasabordo”.

En otro trino, Guzmán dice que la razón número uno para no viajar con la aerolínea es porque no saben cómo tratar a los clientes.

El anterior trino fue respondido por Viva Air, en el que afirman entender la molestia y ofrece “disculpas por los inconvenientes ocasionados”, además de volver a especificar las dimensiones y el peso de la maleta al que tiene derecho.

Pero también, con otro mensaje, Viva Air le explicó a Guzmán que lo que está escrito en el pasabordo es FCAS, un código que “se refiere al equipaje en cabina cobrado de 12 Kg” y que lamentan la confusión.

Pero la usuaria no se contentó con la respuesta y en una réplica publicada el 1 de enero ahondó en que el problema no era tanto el cobro sino otro:

También te puede interesar:   Cacatúa canta el tono de llamada del iPhone cada vez que se enoja

Fue entonces cuando se empezó a viralizar en Twitter la confusión porque la pasajera, incluso 4 días después del vuelo, asegura que lo que está escrito en el pasabordo es “Feas” y no FCAS.

En la noche del 3 de enero la etiqueta #FCAS adquirió dimensiones insospechadas y fue tendencia nacional. ¿Cómo? Con mensajes como los que se muestran a continuación:

Compartir: