El psicólogo había trabajado en el 2018 en el Centro Vida del corregimiento de Tres Esquinas en Tuluá. Las autoridades se encuentran cerca del paradero de los presuntos responsables de este asesinato

La Policía investiga el paradero de los responsables de la muerte del psicólogo tulueño Gerson Gálvez Hermida, quien falleció en la clínica Valle del Lili tras ser atacado por desconocidos en un predio del barrio Progresar, en la madrugada del domingo.
Este hombre que se caracterizó por servir a los demás, por trabajar en favor de los menos favorecidos, nunca se llegó a imaginar que podría encontrar la muerte de una manera tan cruel.

El hecho ha sido repudiado por la ciudadanía, en especial los grupos de adulto mayor con los cuales Gerson Rwithson Gálvez Hermida, de 40 años de edad, tuvo contacto en los últimos años a través de su vida profesional en la Villa de Céspedes y en varios municipios del departamento.Este profesional de la psicología fue víctima al parecer de un atraco en la madrugada del domingo, cuando se movilizaba en una motocicleta Yamaha BWS, por la carrera 18 con calle 39B del barrio Progresar, en la zona suroccidental de la ciudad.

A Gálvez Hermida le propinaron varios golpes con un objeto contundente, le causaron dos heridas en la cabeza y el rostro, y aunque fue auxiliado por unidades de la Policía que lo llevaron hasta la clínica San Francisco, desde donde los galenos debieron remitirlo hasta la clínica Valle de Lili en Cali, su deceso en la noche del lunes anterior fue inevitable.

El hallazgo de la víctima se produjo gracias a las informaciones de vecinos del sector que alertaron a las autoridades de la llegada de tres hombres en una motocicleta y la posterior salida del lugar de solo dos.

Según se conoció, Gálvez Hermida prestaba sus servicios profesionales para el programa centros vida de la Gobernación del Valle y hasta el año pasado trabajó en el Centro Vida del corregimiento de Tres Esquinas en Tuluá.

Gálvez Hermida se había ganado el cariño de sus amigos y allegados por su carisma y el donde gente, virtudes que siempre lo caracterizaron en los grupos de adulto mayor con los cuales tuvo contacto.

Los antisociales no se llevaron la motocicleta pero sí su teléfono celular y dinero en efectivo.
Los investigadores indicaron que los presuntos homicidas estarían identificados y podrían ser capturados en los próximos días, gracias a las cámaras de seguridad ubicadas en el sector y la colaboración de testigos ocasionales del hecho.

También te puede interesar:   Camión rodó por un precipicio
Compartir: