El pasado lunes festivo, familiares y amigos le dieron el último adiós a una mujer oriunda de Tuluá, que desde hacía varios años se encontraba radicada en la ciudad de Cali, donde laboraba como modelo, y que fue víctima de un ataque sicarial cuando se desplazaba en un taxi.

La acción sicarial se perpetró el pasado sábado en la noche cuando la infortunada mujer salió de su casa, con rumbo desconocido, luego de haber solicitado un servicio de taxi que llegó hasta la puerta de su residencia, ubicada en la carrera 1A con calle 69 del barrio Metropolitano, según el reporte de las autoridades.

Justo cuando abordaba el transporte fue atacada por un pistolero que, sin mediar palabra alguna, accionó su arma, y dejó gravemente herida a la infortunada mujer y al conductor del taxi.
Gloriseth Virgen Burbano, de 30 años de edad, como fue identificada la víctima, residía en el norte de la ciudad de Cali, junto a sus familiares y su pequeña hija.

La madre cabeza de familia fue auxiliada por sus familiares y vecinos y llevada hasta la sala de urgencias del hospital Joaquín Paz Borrero, donde los galenos, pese a su esfuerzo, no pudieron salvarle la vida.
De acuerdo con las informaciones entregadas por los investigadores del caso, la mujer tulueña desde hacía 10 años se desempeñaba como modelo de protocolo.

Por su parte, las autoridades señalaron que con la revisión de cámaras de seguridad y labores de campo, la Policía Metropolitana de Cali y el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía investigan el asesinato de esta modelo.

Entre tanto una de sus familiares dijo que “era una persona muy sonriente, le gustaba mucho cuidar su cuerpo, ir al gimnasio, entregada a su familia y en especial a su hija”.
Igualmente indicó que Gloriseth se encontraba estudiando Estética y Belleza Corporal.
Virgen Burbano había presentado varias denuncias por maltrato intrafamiliar y amenazas, las cuales habían sido provocadas por su expareja sentimental, dijo el coronel Fabián Ospina, comandante encargado de la Policía Metropolitana de Cali. Frente a estas amenazas el oficial señaló que la mujer no tenía ningún tipo de protección porque ya no estaba conviviendo con la expareja, pero sí se había activado la ruta de atención, por lo que recibía revista por parte de las patrullas policiales.

También te puede interesar:   Balean a un cotero en el barrio Estambul de Tuluá
Compartir: