Desde un carro en miniatura hasta un robot de dos metros puede construir el también escultor que ofrece sus obras por facebook. Con la ayuda del amigo que lo aloja en su taller, ha podido conseguir algunas herramientas para su trabajo.

Sorteando las dificultades propias de un inesperado éxodo de su entorno familiar, similar a los casi dos millones de paisanos venezolanos que hoy deambulan por distintos puntos del país, Juan Carlos Penagos Gutiérrez trata de sobrevivir en el rincón de un taller situado en un barrio del norte tulueño.

Agobiado por la falta de su esposa y su único hijo de siete años, el venezolano de padres colombianos, lo que le ha permitido tramitar ya su cédula, tiene a su haber los conocimientos en escultura y transformación de chatarra para la elaboración de todo tipo de figuras.

«Yo soy oriundo de San Cristóbal, donde por muchos años elaboré artesanías siempre en materiales como las láminas metálicas y el hierro en cualquier tamaño, los que trasformo en figuras como robots, vehículos, animales y en fin, todo lo que me pidan» señaló el migrante quien vive de la caridad de un amigo en el barrio San Antonio.

Esta persona, cuenta Pena-gos, sin conocerlo le ofreció un pequeño espacio en su taller de reparación de motos, situado en la carrera 28 No, 7-15, para que acondicionara su dormitorio y, en la parte trasera, un espacio para la elaboración de sus artesanías.
Sus trabajos artesanales ya están empezando a ser conocidos en la ciudad a través de su cuenta en facebook, donde tiene una amplia muestra de ellos.

«Yo consigo los materiales, les hago una profunda limpieza, les aplico anticorro-sivos y luego empiezo a hacer las figuras. Me gusta mucho la robótica y puedo hacer figuras desde 50 centímetros hasta dos metros» agrega Penagos Gutiérrez.

Poco a poco ha ido consiguiendo herramientas, entre ellas una pulidora y un soldador, todo ello gracias al amigo que generoso hasta le ha prestado dinero para esas compras pero su máxima aspiración ahora es vender varias de sus obras para traer a su esposa y a su hijo, cuya ausencia es más fuerte que sus necesidades materiales.

También te puede interesar:   Por "moda" y "estatus" social los venezolanos abandonan su país: Diosdado Cabello
Compartir: