“…no debemos alentar los extremos y sí entender que hay siempre una tercera solución…”.

Con frecuencia el hombre ante la toma de decisiones se pregunta ¿será que realmente es la decisión adecuada?, cuando vemos una decisión difícil se suele elegir lo mas fácil, en lugar de buscar una opción que pueda resolver el problema de una manera más novedosa.

En la actualidad la realidad es entendida por el hombre como un espacio/tiempo, donde se encuentran dos soluciones a un problema, es decir se devanea entre un sí y un no como respuesta.

Y ese si/no es un desastre para las sociedades actuales que como la nuestra, no consideran un espacio medio de encuentro como una posible realidad, las radicalizaciones actuales parten del actuar ciego del hombre que tan solo cree en lo blanco y en lo negro y no en los posibles grises.

En gran parte la violencia actual, la pobreza, la desigualdad social, la estigmatización social, y la radicalización, son producto de esa realidad plana y sombría que hoy nos acompaña y que no permite una nueva interpretación del mismo hombre y de sus relaciones con él y con el entorno.

Es por ello que hay que entender la tercera vía y acudir al pensamiento integrador como la solución a los problemas sociales, familiares y organizacionales con los que hoy lidia el hombre, es posible con el uso de esta nueva forma de pensar de encontrar los equilibrios y de entender que no solo la respuesta A o B son las correctas.

Ha llegado la hora de cambiar, de invitar al hombre a entender que la realidad no es plana, que tiene matices y que es urgente entenderlos para lograr una disminución radical de extremismos y de desordenes que conlleven a la muerte y la desolación.

La sociedad actual merece una nueva oportunidad, la conciliación y el punto de vista diferente debe ser protegido, no debemos alentar los extremos y sí entender que hay siempre una tercera solución que nos puede hacer más civilizados y definitivamente más conscientes de nuestra naturaleza humana, esa que nos ha llevado a la luna, a la tecnología de punta y que hoy no acepta más violencia y desolación.

También te puede interesar:   La puja electoral
Compartir: