Los perros de la Vuelta de Chomo, El chivo verraco, El pasajero del Mojón, El greñón del Ororal, La Bruja, El Cura sin cabeza son algunas de las imágenes que se pueden apreciar en el parque de El Higuerón zona rural plana del municipio de Roldanillo.

Hace algunos años el escritor, músico y poeta Asdrúbal Henao Gutiérrez, le propuso al alcalde de esta localidad crear una especie de museo vial, que le diera vida a los mitos y leyendas que abundan en la región y en especial en el corregimiento de El Higuerón, pero el mandatario, quizá por sacarle el cuerpo le dijo que era poco probable que alguien detuviera un vehículo en la vía para leer una historia o detallar una estatua, que se buscara otro espacio y ahí sí lo apoyaría.

Siguiendo el consejo del gobernante, Asdrúbal empezó a buscar lugares para materializar el sueño y fue entonces cuando decidió que no había mejor espacio que el parque principal del corregimiento y se dio a la tarea de poner en marcha el proyecto y ahí surgió la primera dificultad pues al hacer el presupuesto este superaba los 20 millones de pesos y él solo tenía ganas, pero plata muy poca.

Pero su tesón y empuje no le permitieron parar en su empeño y gracias a la colaboración de sus vecinos, inició con las primeras historias y en la actualidad ya hay diez imágenes instaladas con su respectivo cartel en el que de manera sucinta cuenta el origen de cada mito.

El duende del Higuerón es el más representativo de los mitos y hay quienes aseguran que hace quince años se llevó una niña y la devolvió sana y salva a los tres días.

En el pequeño pero acogedor parque de El Higuerón, zona rural plana, a menos de diez minutos del casco urbano de Roldanillo, Henao Gutiérrez ha logrado consolidar un museo que le rinde homenaje a las leyendas y mitos que pasaron de generación en generación transmitidas por los abuelos. Los perros de la Vuelta de Chomo, El chivo verraco, El pasajero del Mojón, El greñón del Ororal, La bruja, El cura sin cabeza, El pollo pelón, La puerca enfrenada, El duende del Higuerón, el caballo sin jinete, y el cura sin cabeza son hasta ahora las estatuas que se han instalado gracias a la complicidad de sus paisanos que lo han respaldado en su empeño de dejar plasmadas las historias de los antepasados.

“No ha sido fácil pero la verdad he contado con gente que cree en mí, apoya esta locura y hasta me fían, tal es el caso de un artista que construyó una réplica del viejo molino que había en este parque y al que le he ido pagando en cuotas, pero ya la obra está instalada”, cuenta el artista que ha escrito más de seis libros dedicados a su tierra natal, trabajo que lo hizo merecedor de la máxima condecoración que otorga el Concejo Municipal de Roldanillo.

Semillero de artistas

Cuando afloró el primer tropiezo, pues no había plata para acometer la elaboración de las esculturas, la vida le puso en el camino a jóvenes que vieron en su idea la posibilidad de mostrar su talento entre ellos Carlos Andrés García y Jonhier E. Martínez, quienes han recreado varias de las imágenes instaladas y que son elogiadas por los visitantes.

“Es un plus que me deja este trabajo pues veo con admiración cómo estos muchachos de la tierrita se arriesgaron a elaborar estatuas que como en el caso del Greñón del Ororal, una especie de vigía de los recursos naturales, miden más de dos metros y en el centro del parque resulta imponente.

La bruja burlona es uno de los personajes que están en el parque y es de las recordadas en las conversaciones de los abuelos y fundadores del pueblo.

Un destino turístico

Otro de los sueños de Asdrúbal Henao Gutiérrez es convertir al corregimientro de El Higuerón o Morelia en un destino turístico.

“Aprovechando el clima, el paisaje y la gastronomía de sal y dulce, la gente puede llegar hasta el parque museo de los mitos y leyendas, los que sean católicos participen de la santa misa en la pequeña capilla de La Sagrada Eucaristía que data de hace 200 años y luego se tomen fotos y lean las reseñas que se han ubicado al lado de cada una de ellas y se lleven en el corazón un pedacito de esta tierra que es una bendición de Dios” dice el escritor nacido en la Tierra del Alma, la misma de Villafañe y Rayo.

También te puede interesar:   Carlos Palau, director de la cinta "A la salida nos vemos" que cumple 33 años de su rodaje en Tuluá
Compartir: