Campesinos de la zona afectada debieron retirar posteriormente parte del hielo acumulado en sus cultivos para evitar que el daño fuera mayor y aminorar las pérdidas.

Cultivos de fresa y papa criolla así como ganados y aves, los más afectados. Conocedores de este tipo de fenómenos relacionan la granizada con las heladas de comienzos de año

«La carretera que va a Santa Lucía parecía una pista de esquiar, muchos recordamos las películas europeas en donde se ve a la gente jugar con la nieve; definitivamente fue algo espectacular, algo que muchos quisieran haber visto pues es toda una novedad en nuestro Valle del Cauca».

Así se expresó Nelson Henao, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento Barragán al referirse a la granizada del pasado domingo en los sectores de Bengala, el Alto de Italia y La Cascada, este último correspondiente al corregimiento Santa Lucía.

Según el dirigente comunal, no fueron más de 20 minutos de granizada continua pero fue tan abundante que al concluir el fenómeno, la carretera parecía una pista de esquí y los techos de zing se tornaron blancos.

Del balance hecho posteriormente, Henao destaca la afectación a un cultivo de fresa en una finca de La Cascada pero otras versiones indican que también se vieron perjudicados algunos cultivos de papa criolla así como los pastos que sufrieron quemaduras, lo que redunda en el ganado.

Con respecto a los animales, otros pobladores de la región indicaron que fenómenos como este producen afecciones con dificultades para la respiración, lo que hace que algunos de estos puedan morir ahogados.

Algunos cultivos de papa criolla especialmente, fueron afectados por la granizada del domingo en Barragán y parte de Santa Lucía. Con todo la población vivió con alegría este espectáculo muy pocas veces visto.

«Hace algo más de un mes también cayó una granizada en la vereda El Crucero y Las Azules pero está del domingo estuvo definitivamente fuera de serie.

No debemos olvidar que Barragán y Santa Lucía están a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar y esto hace que este tipo de eventos sean normales pero no aquí» agregó el líder comunal.

Si bien no hubo daños estructurales en las viviendas de las fincas, si se reportaron averías en algunos bebederos así como afectación en las quebradas que por la alta helada, pudo haber perjudicado la fauna piscícola.

A juicio de conocedores de estos fenómenos naturales, las granizadas de Barragán y Santa Lucía son consecuencia de las fuertes heladas de comienzos de año que se viven en Bogotá y la zona de la sabana cundiboyacense.

Independientemente de la belleza y la novedad que significa para la población este hecho, se deben mantener las alertas en razón a que no solo las personas y las estructuras son perjudicadas sino también la fauna y la flora que en este sector de la alta montaña tulueña son recursos que deben ser mantenidos por lo que significan para el equilibrio ecológico.

También te puede interesar:   Negritudes reclaman atención, la otra semana asume la coordinadora de la población afro en Tuluá
Compartir: