La víctima había salido de su casa con un amigo y fue hallado muerto el sábado anterior en una zona boscosa.

Un adolescente que había sido reportado como desaparecido por sus familiares en el norte del Valle, el viernes de la semana pasada, fue hallado muerto el sábado anterior en una zona boscosa ubicada sobre la vía que conduce al corregimiento de La Marina, en el municipio de Tuluá.

La víctima de 17 años de edad, fue identificada horas después en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Tuluá, gracias al cotejo de sus huellas dactilares como Reiman Andrés Correa Ramírez, a quien desconocidos le propinaron tres disparos en la base del cráneo y en el brazo derecho causándole la muerte en el lugar de los hechos.

Al momento de practicar el levantamiento del cadáver, las autoridades no le hallaron ningún documento que permitiera establecer su identidad.

Lo que han indicado las autoridades es que este joven había salido el viernes 18 de enero de su casa ubicada en el barrio Puertas del Sol, en el municipio de Roldanillo, en compañía de otra persona a bordo de una motocicleta Criptón de color púrpura modelo 2017 y de maniguetas de color amarillo, al parecer con destino al municipio de Zarzal, donde realizaría una diligencia de carácter personal. Inexplicablemente su cuerpo fue hallado sin vida en zona rural de la Villa de Céspedes.

Por su parte investigadores de la Sijín de la Policía y la Fiscalía adelantan las pesquisas para identificar a la persona que salió con el joven y los móviles que rodearon este nuevo hecho de sangre en el corazón del Valle, además para establecer el paradero de la motocicleta en la que se movilizaba el occiso, que se caracterizó por ser una persona alegre, servicial y sin problema alguno.

También te puede interesar:   Atacada pareja de hermanos
Compartir: