Según Juan Camilo Vélez Londoño, gerente de la firma Proyectos Golden, el lote fue adquirido desde el año pasado y está diseñado para la construcción de 32 viviendas

Con sabor amargo fueron recibidas las palabras del gerente de la constructora Proyectos Golden, Juan Camilo Vélez, en cuanto a que en uno de los tres predios de Siete Canchas, se desarrollará un proyecto para 32 viviendas aproximadamente.

La constructora Proyectos Golden, bajo la gerencia de Juan Camilo Vélez Londoño, hijo del alcalde Gustavo Vélez Román, admitió esta semana la propiedad de uno de los lotes del predio Siete Canchas que la comunidad reclama para la práctica deportiva y como servidumbre para acceder a otros sectores.

El lote fue encerrado hace dos semanas por sus propietarios, impidiendo el paso de los residentes de barrios vecinos como Las Veraneras, Villa del Sur, Farfán, Guayacanes y El Limonar, lo que exasperó a la comunidad que se levantó en protesta por el encerramiento.

Vélez Londoño, en reunión con la comunidad, precisó que el lote efectivamente pertenece a la firma constructora de la que es gerente, agregando que fue adquirido el año anterior.

«Aquí vamos a desarrollar un proyecto urbanístico de aproximadamente 32 viviendas» señaló el constructor agregando que la totalidad de Siete Canchas está dividida en tres propietarios, uno de los cuales es el Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

A la pregunta de uno de los habitantes del sector que se reunió en el lugar con Vélez Londoño sobre la fecha en que Proyectos Golden adquirió el predio, el gerente de la firma constructora precisó que lo hizo el año pasado en el marco de una negación con los sucesores de Bernardo Mercado.

En cuanto a una inquietud ciudadana en relación con la vocación de zona verde que siempre ha tenido Siete Canchas, Vélez Londoño aseveró que no es cierto que el predio haya sido proyectado como parque.

La Secretaría de Gobierno Municipal hizo una visita al lugar, constatando, mediante cruce de información con el Departamento de Planeación Municipal, que los terrenos en cuestión no hacen parte de los haberes del municipio y, por tratarse de una propiedad privada, sus dueños tienen la potestad de disponer de su, uso según las normatividad vigente.

Ante las explicaciones recibidas, la comunidad no quedó conforme por cuanto en ese terreno entrenaban fútbol cerca de 150 niños y con el encerramiento se bloquearon tres vías que permitían la movilidad de la comunidad del sector.

También te puede interesar:   EPS están ahogando al hospital, las deudas con el Tomás Uribe Uribe ya suman $ 32 mil millones
Compartir: