Un tema de importancia para ellos es el Permiso Especial de Permanencia para poder trabajar

A juicio de los mismos ciudadanos que se encuentran radicados en la Villa de Céspedes, la cifra de migrantes de ese país podría superar los dos mil

Finalmente el próximo mes, los venezolanos sin documentación residentes en Tuluá podrán empezar a tener algunos visos de legalidad tras la reunión que ha sido programada por Migración Colombia en el municipio.

Según lo indicaron a EL TABLOIDE fuentes de la Regional Occidente de esa entidad, en la reunión de capacitación y reconocimiento se abordará también el tema del Permiso Especial de Permanencia, PEP, documento que el Gobierno Nacional exige para poder permanecer en el país.

La jornada, programada para el jueves 4 de abril, será coordinada por Lauren Amparo Loaiza, directora regional de la entidad, quien se reunirá previamente con funcionarios de la Secretaría de Gobierno Municipal, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, unidades de la Policía local y Personería Municipal, entre otras.

Con estas entidades y organismos se conformará una mesa de trabajo para conocer el status migratorio de permanencia de los venezolanos. Esta reunión tendrá lugar durante la mañana en el auditorio de la Personería Municipal.

Para las horas de la tarde, los funcionarios regionales de Migración Colombia escu-charán los planteamientos de los voceros de los ciudadanos del vecino país para conocer las necesidades que tengan en materia de salud, educación y permisos de trabajo.

Según Marcelo Belandria, uno de los voceros de los migrantes residentes en la Villa de Céspedes, este es el primer evento de este tipo que se hace con la presencia de Migración Colombia, actividad que contará también con el acompañamiento de la Arquidiócesis de Cali y la Acnur.

Según se estableció, la jornada del 4 de abril tratará de hacer una caracterización de cuántos niños, jóvenes y adultos se encuentran radicados en Tuluá, al igual que conocer las distintas modalidades de trabajo que están desempeñando, a fin de evitar que haya abuso en materia laboral.

Las cifras de cuántos venezolanos viven en Tuluá es muy incierta, ya que un primer conteo realizado hace cerca de dos años por parte de los venezolanos mismos de manera artesanal, registró 1.287ciudadanos, número que hoy pasa de 2.000, a juicio de sus voceros en el municipio.

«Esta cantidad tiende a aumentar cada vez más en razón a que en estos momentos muchos de quienes se hallaban en Perú y Ecuador se están regresando por la difícil situación laboral en esos países y algunos llegarán a Tuluá de donde salieron» precisó Belandria.

También te puede interesar:   Negritudes piden repetición del Censo Nacional en Tuluá
Compartir: