“…Los hipotéticos responsables no son otros que el Decano de Ingenierías y la Vicerrectora Académca…”.

En anterior columna avisé del ánimo reeleccionista que sigue perviviendo en la Uceva después de década y media, que no tendría porque ser tan malo si las cosas fueran de maravilla. Pero con el pasar del tiempo los yerros vuelven a repetirse, y lo mínimo que podemos hacer es reseñarlos para conocimiento público dado el carácter estatal del establecimiento educativo.

Ha trascendido, que igual a como ocurrió hace años con el programa de Ingeniería Industrial y más recientemente con el de Educación, acaban de negar el mínimo permiso de funcionamiento (registro calificado) al de Ingeniería Ambiental, solo que ahora no solo fue por errores de fondo sino también de forma. Como se sabe, para obtener el mencionado permiso hay que enviar con unos plazos de meses de antelación un documento denominado “Maestro” que contiene la descripción del respectivo programa, y sucede que el que se envió de Ingeniería Ambiental, supuestamente la carrera bandera de las ingenierías en la Central, a más de descacharse en datos como el número de créditos académicos contenía falencias infantiles que iban hasta los errores de ortografía.

Los hipotéticos responsables no son otros que el Decano de Ingenierías y la Vicerrectora Académica que coordinan estas entregas y son del riñón del rector, pero lo que más puede impresionar ahora es que a su jefe no le hayan avisado de este tamaño problema desde la semana pasada; a no ser que hayan acordado asumir el silencio cómplice como táctica recurrente cuando de taparse equivocaciones se trata.

No obstante, y atendiendo aquello de que las cosas vuelven a repetirse sin que pase nada con los responsables, es muy posible que acudiendo al “amigo” que hay en el Ministerio de Educación se interceda otra vez para que resolviendo la apelación que seguro interpondrán, increíblemente otorguen una acreditación de alta calidad a un programa que ni siquiera llena los requisitos para un registro calificado. Además, sería una forma del Ministerio de congraciarse con la cuasi única institución universitaria pública del país, cuyas directivas no acompañan los reclamos de toda la educación superior pública por el presupuesto a que tienen derecho.

También te puede interesar:   Diciembre
Compartir: