Una Fiscalía especializada y la Policía iniciaron las investigaciones tendientes a esclarecer la identidad de los responsables del envenenamiento de aproximadamente un millón y medio de abejas el pasado fin de semana en un apiario de producción de miel en el municipio de Sevilla, en el norte del Valle del Cauca.

La denuncia fue instaurada por Julio César Campuzano, apicultor de la región, quien de acuerdo a su conocimiento, en este hecho hay manos criminales.

“Hay alguien que quiere que nosotros quitemos las abejas del lugar”, así lo indicó el apicultor a las autoridades y a los medios de comunicación.

De acuerdo con lo narrado por este hombre “ellos destaparon las colmenas y les echaron un veneno y acabaron con 15 de ellas”.
Este hombre, quien lleva más de 50 años en el oficio, aseguró que cada colmena cuenta con alrededor de cien mil abejas.

El biólogo Pedro Nel Montoya, de la CVC, aseguró que se trataba de abejas africanizadas de crianza, no de una especie silvestre.

De la misma manera, las autoridades ambientales reportaron que se trató de un bloqueo con cemento en las colmenas en un ataque directo al apicultor, por lo que el caso queda a disposición de la Policía.

El hombre además aseguró que en las colmenas encontraron un polvo con el que se habrían envenenado. También se abstuvo de presentar sospechas y pidió a las autoridades que investiguen el caso a fondo.

También te puede interesar:   Enfermera colisiona contra baranda. La joven se dirigía a visitar a sus familiares en Cartago
Compartir: