Habitantes del barrio Miraflores de Tuluá están protestando por la falta de cultura de sus conciudadanos que botan las basuras en los lotes baldíos y que no están encerrados.

Lo que parecía un rumor pueblerino resultó verdad, verdad. El encerramiento del lote en el barrio Farfán que comunica con Gua-yacanes, El Limonar, Las Veraneras y Villa del Sur, sectores de Siete Canchas, al occidente de Tuluá, se debe a que parte del terreno es propiedad de nada menos que el hijo de Vélez, el alcalde, gerente de la Constructora Golden que lidera varios proyectos urbanísticos en la Villa de Céspedes… ¡Añañaiii!

Ante la protesta de los ciudadanos que se sienten perjudicados por el encerramiento de este amplio terreno, el propio Juan Camilo Vélez Londoño, el hijo de Vélez, el alcalde, salió a los medios a manifestar que había adquirido una gran parte de este terreno para adelantar una urbanización que ya promociona por las redes sociales y que este encerramiento también lo perjudica porque está invadiendo varios metros de su propiedad. Y tanto asombro por lo que hacían los hijos de Uribe a la sombra de su papá… ¡Ni pa´allá voy a mirar!

Lo más triste de este caso es que se acabó la última cancha de fútbol de Tuluá, donde los amantes de este deporte, niños, jóvenes y adultos, podían ir a cualquier hora del día a practicar su deporte favorito y gratis. Ahora si quiere divertirse tocando la pelota tiene que pagar en las canchas privadas…¡Una verdadera lástima!

Alguien dirá, que canchas sí hay, pero están en manos de las juntas de acción comunal de los barrios y para jugar en ellas hay que pedir permiso y hasta pagar… ¡Así pa´qué!

Que sirva este ejemplo para todos aquellos propietarios que han dejado sus lotes abandonados en diferentes barrios de la ciudad y que la comunidad aprovecha para llenarlos de basura, no sea que de un momento a otro, aparezcan encerrados, loteados y con nuevo pro-pietario…¡Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente!

Lo que nos faltaba. Ahora a Tuluá nos están llegando ladrones de otras ciudades que aprovechan el descuido de los propietarios de residencias o de vehículos estacionados fuera de los parqueaderos para saquearlos. La semana pasada varias residencias fueron saqueadas por estos bandidos llegados de Cali, Santander de Quilichao y hasta del eje cafetero…¡Una calamidad!

La Policía tuvo que redoblar esfuerzos para combatir esta avalancha de inseguridad y gracias a la colaboración ciudadana pudo atrapar a uno de estos ladrones que cuando se vio descubierto no tuvo de otra que esconderse… debajo de una cama… ¡Increíble, pero cierto!

En otro caso, en un reconocido restaurante de la ciudad, los “amigos de lo ajeno” le rompieron los vidrios a un vehículo y se le llevaron elementos personales a su dueño y eso que era cuidado por “el hombre del trapo rojo” que como siempre no vio nada… ¡Para no dar papaya, pues”

Varias mujeres que residen en el corregimiento de Aguaclara han elevado su voz de protesta ante la policía por la inseguridad que se viene presentando en el sector del puente nuevo sobre el río Tuluá y que comunica la zona urbana con el rural, donde los atracadores aprovechan la soledad del sitio para robarles sus pertenencias y ultrajarlas… ¡Para tener cuidado!

Existen opiniones divididas sobre la remode-lación del conocido parque Cabal de Buga, donde la Administración Municipal invirtió aproximadamente 471 millones de pesos. Para algunos, el parque quedó muy bonito y para otros, hay que echarle lápiz a los costos porque les parece muy costoso…¡Difícil ponerlos de acuerdo!.

Lo importante del caso bugueño, es que están demorados en dotar a los vendedores estacionarios que están dentro del parque de unos atractivos módulos para que no afeen este sitio tan central de la Ciudad Señora… ¡Para estar pendientes!

Es costumbre que en las reuniones familiares contraten mariachis, grupos vallenatos, orquestas o trios, para amenizar el rato, pero ahora la alternativa es llevar a un ilusionista que vuelve la noche o el rato mágico. Hace poco tuvimos la oportunidad de conocer a Jorge Becerra, un verdadero mago con mucha clase y con unos trucos que no habíamos visto y nos dejó pasmados y boquiabiertos. Si quieren pasar un rato especial, este es su contacto 3168243446… ¡Eso sí, cuídense que no los desaparezca!

Preguntas pende-jas. ¿Qué pasó con las veraneras que sembraron en la vía del corregi-miento de Nariño hasta el motel que desaparecieron co-mo arte de magia?

¿Qué paso con las obras que se iban a realizar en la carrera 30 donde se construiría un bulevar?
¿Seguirán los operativos de la policía, en las horas de la noche para evitar al máximo las caravanas de motociclistas que realizan los llamados “piques” y que dejó una víctima el pasado fin de semana?

¿Estará al servicio de los tulueños la nueva terminal de transportes que se construye en el Plan Parcial 5 antes de la Feria de Tuluá en el mes de junio?

Dos sucesos ocurridos esta semana nos han estrujado el corazón. El suicidio de Jessi Moreno y su hijo en Ibagué y la situación del río Cauca, a causa del cierre de las compuertas de Hidroituango que lo ha dejado prácticamente seco…¡Una verdadera tragedia!

Con el paso de los años el modo de vida ha cambiado en una forma acelerada. El trabajo lejos de la casa, cuando la pareja trabaja, el servicio doméstico escaso y la economía están haciendo que muchas personas acudan a los restaurantes que ofrecen el almuerzo ejecutivo. Es el caso de “Donde Milton”, un lugar ubicado en el edificio Vitta II, el menú es variado, económico y el postre, es lo máximo… ¡Lo recomendamos!

Existe una gran preocupación entre los vendedores de frutas, verduras y productos perecederos que tendrán que desocupar las calles donde han permanecido por muchos años, pues una vez culminen los trabajos de construcción del Mercaplaza, aledaño al centro comercial Bicentenario Plaza, donde serán trasladados, tendrán que pagar por su local… ¿Correrán la misma suerte que los inquilinos del Bicentenario Plaza, hoy llamado el elefante blanco?

También te puede interesar:   El Caucherazo
Compartir: