“…hoy quiero aportar cinco cosas que debería todo padre darle a sus hijos…”.

Siempre se ha hablado que la educación es la que permite sacar del ostracismo a las personas y que de manera determinante influiría poderosamente sobre la abolición de la pobreza y el mejoramiento de los estándares de inequidad, cosa cierta en momentos aciagos donde sociedades enteras están en crisis a causa de esas inequidades que generan brechas peligrosas, donde el descontento y la violencia se convierten en un coctel muy peligroso.

Así mismo se ha dicho que los títulos profesionales deben ir acompañados de una alta dosis de humanidad, de humildad y más aún de valores y principios, ya que en muchos casos existen seres humanos con una alta calificación académica tienen un pobre sentido de la solidaridad, el respeto y el sentimiento por los demás.

A esta discusión, hoy quiero aportar cinco cosas que debería todo padre darle a sus hijos, con el fin de permitirles no solo destacarse entre los grupos sociales que conforman, sino que de manera segura les permitiría ser mejores seres humanos.

La primera de ellas es enseñarle al niño el habla de un idioma diferente al propio, ya que esto de manera privilegiada le abre la mente y el mundo a esa personita, y le permitirá entender con facilidad diferencias y nuevas costumbres.

La segunda es que el niño toque un instrumento musical, ya que la música per se es un idioma universal, y además le dará una herramienta para ganarse la vida si fuere necesario aportando al arte y la cultura.

La tercera de estas herramientas es enseñarle al niño un deporte, ese al ser practicado de manera constante genera disciplina y constancia y le va dar al menor una poderosa herramienta de socialización.

La cuarta es enseñarle la conducción de cualquier tipo de vehículo, desde los más sencillos, hasta los más complejos en lo posible, esto le generará independencia, podrá ser solidario con su familia y entenderá que la responsabilidad de la conducción de una máquina de trasporte es muy alta y merece respeto.

Y la ultima herramienta es que hable en público, esto le abrirá espacios valorativos en la sociedad y le garantizará una importante influencia a favor de los suyos o del lugar donde trabaje y generando a su vez una alta autoestima.

Estas claves de éxito, garantizan mejores seres humanos, sensibles al dolor y a las necesidades de otros, haciendo de nuestros niños y adolescentes no solo elementos superfluos de una sociedad cada vez mas consumista, sino que sean realmente influyentes en sus grupos sociales.

También te puede interesar:   Memorias del conflicto
Compartir: