Los tulueños esperan que con la expedición del Decreto mediante el cual se regula la movilización de las ambulancias, la contaminación auditiva y los accidentes que generan desaparezcan definitivamente.

Secretaría de Salud estudia dos IPS que no están autorizadas para atender urgencias

Las Instituciones Prestadoras de Salud en cualesquiera de sus niveles que no estén habilitadas para atender servicios de urgencia en la Villa de Céspedes, serán sancionadas y podrían ser cerradas si llegan a atender algún caso de este tipo.

Así lo contempla el Decreto que esta semana fue socializado por la Secretaría de Salud Municipal con los directores y gerentes de las distintas IPS y que contempla toda la reglamentación que le pondría orden a la movilización de las ambulancias en la ciudad.

Según el documento, en los próximos días se establecerá una Sistema Integrado de Emergencias y Seguridad, SIES, que inicialmente operará desde el Centro Automático de Despacho de la Estación de Policía Tuluá pero que más adelante, una vez el sistema se formalice, deberá ser atendido por una institución con conocimientos en materia de salud.

«El operador del programa se deberá escoger entre instituciones como la Cruz Roja, la Defensa Civil, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios o incluso el hospital Rubén Cruz Vélez mientras que nosotros haremos únicamente la supervisión» señaló el titular de la Secretaría de Salud Municipal, John Freddy Asprilla.

Explicó que en adelante, será la sala SIES la que establezca los turnos de las ambulancias que respondan a un llamado de emergencia, pero solo una saldrá a atenderla mientras que las demás quedarán en turno de espera, agregando que si una segunda ambulancia no autorizada por la sala llega al sitio del percance, será sancionada.

Las sanciones contenidas en el Decreto son de 30 salarios mínimos legales vigentes para la ambulancia que incumpla lo estipulado en el articulado por primera vez y si es reincidente deberá pagar el doble de lo anterior y luego el triple hasta llegar a un tope de 10 mil salarios mínimos legales vigentes.

En cuanto a la IPS a la que deberá ser conducido el paciente, esta la puede definir la víctima misma si está en capacidad de hacerlo o, en su defecto, la direccionará la Sala SIES, de acuerdo con la cercanía al lugar de los hechos.

«Estamos revisando el caso de dos IPS locales que no cuentan con habilitación para la atención de urgencias puesto que si siguen recibiendo pacientes, procederemos a imponer las sanciones para los que estamos facultados por Decreto» puntualizó Asprilla Aguirre.

También te puede interesar:   Microchip para caballos carretilleros, el dispositivo identificará los equinos y sus propietarios
Compartir: