“…de qué van a vivir 170 mil personas afectadas por los errores en la construcción de la represa…”.

Los graves hechos ocurridos recientemente con Hidroituango ponen una vez más de presente la carencia de un Estado real en la estructura de poder institucional de Colombia.

Si mal no recuerdo en la cátedra de “Teoría del Estado” que se impartía en las Escuelas de Derecho, se enseñaba que Estado era un conjunto de instituciones que ejercen el gobierno y aplican las leyes sobre una población residente en un territorio.

Pero como en dichos centros educativos se borró de los planes de estudio lo referente a conceptos tales como “población”, “residente” y “territorio”, se piensa que el vocablo Estado es sinónimo de gobernante o una manera de gobernar, y se actúa en consecuencia.

Por ello juristas egresados de prestigiosas universidades como la Universidad del Cauca, Carlos Holmes Trujillo y la Sergio Arboleda en el caso de nuestro actual presidente, dicen sobre el asunto las barbaridades a las que nos someten cotidiana-mente.

Y ello permite que se legisle contra la caza deportiva, para proteger a nuestros animales y nadie nos diga quién va a responder por el desastre ictiológico producido por Hidroituango en el río Cauca.

De igual manera que el señor gerente de EPM afirme que se evitaron “pérdidas humanas”, sin que nos expliquen de qué van a vivir 170 mil personas afectadas por los errores en la construcción de la represa en su diario sustento.

Como lo que vemos los colombianos del común es el atentado de las élites de este ensombrecido país contra una población que habita las riberas del Cauca desde Puerto Valdivia a la Mojana sucreña, que desde 1997 viene soportando todas clase de agresiones contra su vida, honra y bienes, por quienes tiene la obligación de protegerlos, los actores culturales del Centro del Valle, en solidaridad con ellos, convocan a una Plegaria por el Río el sábado 2 de marzo, a partir de las cinco de la tarde en el Parque Céspedes de Tuluá.

Los esperamos con una blusa o camisa blanca y una vela.

También te puede interesar:   Santrich: hilando delgado
Compartir: