“…Vale anotar quela Copa América es el principal torneo oficial de fútbol masculino en América del Sur…”.

En esta semana, la CONMEBOL-Confederación Sudamericana de Fútbol- decidió que Colombia y Argentina compartirán la sede de la Copa América versión 2020. Al respecto han surgido diversos comentarios.

Unos apoyan la iniciativa, mientras que otros piensan que el torneo se debe realizar en un solo país.

En la actualidad, la in-ternacionalización de la economía, la cultura… difumina fronteras y esta vez un torneo deportivo sigue esta misma línea. No es la primera vez que ocurre esto, puesto que en el 2002 Corea del Sur y Japón fueron sedes del campeonato mundial de fútbol.

Así las cosas, para la Copa América 2020, que se desarrollará del 12 de junio al 12 de julio, los equipos se han repartido así: grupo norte: Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela; grupo sur: Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

También se planea invitar a dos equipos de otras confederaciones para contar con dos grupos de seis equipos cada uno, combinados que jugarán 38 partidos, 12 más que el formato actual.

Vale anotar que la Copa América es el principal torneo oficial de fútbol masculino en A-mérica del Sur. Inició en Argentina en 1916 para celebrar el centenario de la independencia de dicho país.

En un principio la copa se jugaba cada año con el nombre de Campeonato sudamericano de selecciones o simplemente campeonato sudamericano; luego se realizó de manera intermitente, posteriormente, con la denominación actual, cada cuatro años con ciertas excepciones.

A partir del 2020 se prevé que se jugará cada cuatro años, en años pares y no en impares como ahora, con el fin de unificar calendarios con la UEFA y hacer coincidir los descansos de la mayoría de los futbolistas.

En todo caso, la versión 2020 del torneo objeto de estas líneas constituye un espacio especial para que los seguidores del balompié puedan mirar a sus estrellas y para que los jóvenes practicantes de esta disciplina sigan los pasos de sus ídolos.

También te puede interesar:   La pulga en la oreja
Compartir: