La poca asistencia de los transportadores y la ausencia de los funcionarios municipales de Movilidad, marcaron la reunión de los transportadores.

Las directivas de las empresas Transtobar y Tax Central que prestan el servicio de transporte urbano mediante busetas, ante la difícil situación que están atravesando por el incremento del transporte ilegal, se encuentran adelantando conversaciones para reactivar el convenio que les permitió por un tiempo trabajar de manera conjunta.

La crisis financiera y el caos que se vive en la prestación del servicio en la ciudad, les fue presentado el pasado jueves a funcionarios del Ministerio del Transporte y la Superintendencia del ramo durante una reunión sostenida en la Casa de la Cultura, la que contó además con transportadores, funcionarios del municipio y miembros del Concejo Municipal, convocada por el gremio de los taxistas.

Según John Jairo Rivade-neira, gerente de Tax Central, la situación del gremio de las busetas de servicio público urbano es cada vez más calamitosa en razón a la ilegalidad que se ha tomado el transporte.
«Hoy vemos mototranspor-tadores en todos los puntos y paraderos de Tuluá, lo mismo que los taxis que están haciendo servicio colectivo, sin contar con los muchos carros particulares que están restando usuarios a nuestro servicio que es legal» sostuvo el dirigente gremial.

Agregó que en diversos oficios que se le han enviado al Departamento de Movilidad y Seguridad Vial del municipio, se ha alertado sobre los puntos donde más se encuentran los transportadores ilegales, obteniendo el compromiso de los guardas de tránsito por hacer el despeje respectivo pero hasta el momento no han cumplido.

Estos puntos son el hospital departamental Tomás Uribe Uribe, las piscinas del barrio Bosques de Maracaibo, la carrera 25 con calle 26, la calle 25 entre carreras 21 y 22, la carrera 21 debajo de la calle 25, la clínica San Francisco, la clínica Mariángel y las salidas de los centros comerciales Tuluá la 14 y La Herradura, entre los más importantes.

«Estamos en proceso de diálogo con la gerente de Trans Tobar, Luz Ángela Tobar, para tratar de volver a la fusión, la que debe guardar unas normas de disciplina y controles en el despacho porque la verdad es que la ilegalidad nos está ganando la batalla y esto está impidiendo el ingreso de nuevos inversionistas» puntualizó Rivadeneira.

También te puede interesar:   Denuncian tala de árboles en Tuluá
Compartir: