El encerramiento con alambre de púas afecta a varios barrios del occidente. Según habitantes de Guayacanes y Villa del Sur, su libre tránsito se ha visto afectado por el inusitado encierro que se ha hecho sobre un sector del predio conocido como Siete Canchas. Aún no se sabe con certeza cuál es el motivo del encerramiento.

Versiones no oficiales señalan que allí puede estarse proyectando una nueva unidad habitacional.

Habitantes de los barrios Guayacanes, Villa del Sur, Las Veraneras, El Limonar y Farfán, entre otros, elevaron esta semana su voz de protesta por el encerramiento que un particular hizo de una parte del extenso lote que se ha conocido en ese sector de la ciudad como Siete Canchas.

El encerramiento con alambre de púas afectó considerablemente la movilización de los habitantes de estos y otros sectores aledaños que, a través de ese paso, siempre han accedido a la calle 25 para tomar el transporte o dirigirse al centro.

Según Raúl León Torres, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Guayacanes, se trata de un hecho inusual que ha causado alta afectación a la comunidad, con el agravante de que aún no se sabe cuál es el motivo del cierre.

La instalación del encerramiento se hizo afectando las calles 22 y 22ª con carrera 2A, así como una pequeña cancha de fútbol en donde habitualmente entrenan alrededor de 100 niños del sector.

Personas con antigüedad en la zona dijeron que Siete Canchas es un lote de origen privado que está dividido en tres parcelas y, al parecer, el dueño de una de ellas fue quien procedió al encierro.

En cuanto al destino que se le puede dar al predio encerrado, personas del sector consultadas dijeron que se habla de la construcción de un parqueadero como también el desarrollo de un conjunto habitacional que se llamaría Villa Farfán.

Desde el Departamento de Planeación Municipal se informó escuetamente que el encerramiento está sustentado en una solicitud que cursa en esa dependencia para la expedición de una licencia de urbanismo.

Entre tanto, los residentes en esos barrios, que habían hecho del extenso lote un paso obligado, deben acudir a otras vías, lo que está traumatizando su diario vivir.

También te puede interesar:   Nueva jornada de pasaportes
Compartir: