Tiendas y supermercados aseguran que tanto el alimento como los accesorios tienen hoy gran demanda entre sus clientes. Según un estudio reciente, Colombia ocupa el quinto lugar en América Latina entre los países de mayor consumo de alimento para mascotas.

Que las mascotas hoy ocupan un lugar especial en el hogar es una verdad inob-jetable que se evidencia en el auge que ha tomado en las tiendas de barrios, especialmente la venta de comida para los animales de la casa.
«El afecto que nos entregan nuestras mascotas, sean perros o gatos, es algo especial, al punto que se han ganado un espacio muy grande en la casa» señala Henry Buitrago, propietario del Supermercado Giraldo, situado en el barrio Salesiano.
Por ello, agrega el comerciante, en tiendas y supermercados uno de los productos que cada vez es más fuerte en materia de ventas es el de comidas y complementos alimenticios para mascotas.
Para Rodrigo Gallego, propietario de la tienda situada en la esquina de la carrera 35 con calle 28 A del barrio Victoria, la gente consiente hoy más a las mascotas, incluso pareciera que por encima de los hijos.

Duermen con el amo

A su juicio, el origen de este fenómeno puede estar en que ya los hogares prefieren no tener hijos o, cuando más un hijo, por lo que en muchas casas son las mascotas las que llegan a suplir esta carencia.
En materia de productos, existe una competencia muy marcada entre las empresas Purina y Finca, las que inicialmente se especializaron en alimento para perros pero poco a poco han ido extendiendo el mercado a los gatos.
Según Buitrago, el apogeo de las familias por ofrecerle una mejor calidad de vida a las mascotas data de no más de diez años pues antes gatos y perros dormían por fuera del cuarto. «Hoy ya duermen en nuestras camas» precisa.
Incluso en Tuluá ya se está hablando de crear un parque canino, a un costado del patinódromo del Gimnasio del Pacífico en el barrio Fátima, símbolo de que las mascotas, en este caso las caninas, necesitan de espacios recreativos.
Capítulo aparte merecen los elementos propios para el descanso de las masco-tas, en este casos camas y algunos accesorios como escalereras, deslizadores y columpios que los amos se esfuerzan por conseguir para darle comodidad a estos nuevos miembros de la familia.

También te puede interesar:   Salvemos a Ivanna, la niña sufre una enfermedad huérfana y necesita ayuda

Como otro hijo

“Y no podemos dejar por fuera un nuevo producto que ha adquirido gran importancia en la vida de los gatos. Estoy hablando de la arena que ya hoy se vende en pequeños paquetes y que se usa para que estos animalitos hagan sus necesidades dentro de la casa sin dejar olores desagradables” agrega Henry Buitrago.
Pero no solo perros y gatos han ganado espacio en los hogares. Según Gallego, aves como loros y sus primos las guacamayas y pericos al igual que los canarios y otras especies también son muy consentidos, tanto que el alpiste, el girasol y la mixtura igualmente tiene una alta salida en ventas.

«El amor por una mascota es tan fuerte que hubo alguien que prefirió empeñar su televisor para llevar a su perro al veterinario que verlo sufrir por una enfermedad en su casa» concluyó Buitrago.
Así es el amor por las mascotas en el diario vivir del ser humano, tanto que están reemplazando a los hijos.

 

Más que compañía

Las mascotas se han vuelto tan importantes en los hogares en cualquiera de los estratos sociales que ya dejaron de ser animales de compañía para disputar de frente el espacio de los hijos.
Según un estudio hecho por la compaña Euromo-nitor International en Medellín hace dos años «esto se debe a un fenómeno social denominado ‘síndrome del nido vacío’ el cual está relacionado a las parejas jóvenes que no tienen hijos y llenan la necesidad de dar afecto y protección con un perro, un gato u otro animal doméstico».

Según la investigación, Colombia está ubicado en el quinto lugar de los países de América Latina en consumo de productos para mascotas, por debajo de Estados Unidos, Brasil, México y Chile.
La industria de alimentos caninos y felinos presencialmente ha crecido en un 13 % en los últimos años seguido de otras categorías como ropa y accesorios que poco a poco han ido ganando espacios dentro de la canasta.
«Una persona puede estar gastando en promedio al mes $300.000 en la comida, $100.000 en el médico, $300.000 en peluquería – spa y en productos $150.000», asegura Andrés Vargas, jefe de proyecto de ExpoPet Colombia, una feria que se llevó a cabo en Bogotá.

Compartir: