“…es lamentable que algunos prepotentes piensen que los tulueños no tenemos capacidad de escoger…”.

Siempre he considerado que soy un hombre bendecido. Dios me ha concedido una hermosa familia que es mi mayor orgullo, me ha permitido desempeñar varios cargos en el sector público, formarme académicamente con estudios superiores y ejercer la profesión que me llena el alma que es el ejercicio del derecho.

Además he sido docente universitario y gracias a este prestigioso semanario he podido escribir de forma autónoma mis pensamientos y posiciones en temas de interés general.

Como si esto fuera poco he participado activamente en la política dentro de mi municipio; en el año 2004 fui el concejal con más votación en la ciudad, obtuve más de 1.100 votos, posteriormente en el año 2007 postulé mi nombre a la Alcaldía de Tuluá y obtuve mas de 4000 votos, y en el año 2015 repetí aspiración y obtuve casi 23.000 votos de respaldo.

Este ejercicio democrático en crecimiento constante de apoyo de los ciudadanos del municipio me enorgullece, pero a la vez me llena de compromiso de actuar con responsabilidad, seriedad y respeto por la democracia y en especial por el municipio que amo profundamente.

El próximo mes de octubre los colombianos debemos elegir los alcaldes y en el caso de Tuluá he decidido poner nuevamente a consideración de los tulueños mi nombre para regir las riendas de la ciudad que me lo ha dado todo, donde nació mi padre, nací yo y nacieron mis hijos, por ello aprovecho esta columna de opinión para dar gracias al semanario EL TABLOIDE por permitirme estar en contacto con los ciudadanos, pero que por respeto a la democracia me despido de los lectores por el inicio de la precampaña política en aras de ser el Alcalde de Tuluá.

Invito a los ciudadanos a que participen de la democracia, que se postulen para ser elegidos o que revisen las hojas de vida, trayectorias, experiencia, propuestas y calidades humanas de los candidatos para que libremente tomen la decisión de quién merece su voto para optar por la responsabilidad de dirigir con transparencia nuestro municipio.

Considero que cada tulueño es capaz de discernir quién es la mejor opción; es lamentable que algunos prepotentes e irrespetuosos piensen que los tulueños no tenemos capacidad de escoger y debemos votar por el que ellos digan. Dios proteja la democracia y la libre decisión de los pueblos.

También te puede interesar:   Justa reforma
Compartir: