La falta de recipientes en donde los ciudadanos que les gusta la limpieza de la ciudad puedan arrojar las basuras, especialmente en el sector del centro, conduce irremediablemente a que sea la propia ciudadanía la que asuma esta responsabilidad que le corresponde a las autoridades.

Una primera aproximación a esta función se encuentra en la carrera 25, entre calles 26 y 27, donde se instaló esta caneca plástica para el depósito de desechos y residuos sólidos.

Esta campaña podría ser imitada por muchos tulueños, no solo en el centro, sino también en los barrios en busca de que Tuluá se vea más limpia.

Una zona que requiere con urgenia este tipo de depósitos es la Avenida Gaitán, donde personas de los barrios aledaños pasean sus mascotas pero, quienes las recogen, deben dejar las bolsas con sus excretas en la zona verde por cuanto no hay dónde arrojarlos. Para tener en cuenta.

También te puede interesar:   Crisis financiera en el Rubén Cruz, Ministerio de Salud lo califica en riesgo bajo
Compartir: