El andén lateral de la institución educativa Gimnasio del Pacífico, en la parte de la calle 34, se ha venido convirtiendo de unos meses para acá en un botadero de basuras, desluciendo preponderantemente este sector por donde pasan muchas personas que salen de la ciudad hacia el oriente.

La responsabilidad recae principalmente sobre los ciudadanos que residen en los alrededores de la vía, quienes no esperan el carro recolector y deciden dejar los desechos sobre el andén y la zona verde.

Es parte de la incultura que invade a muchos y que justamente se está empezando a combatir con algunos planes y programas que adelantará durante este año la empresa Tuluaseo, encargada de la recolección de las basuras en la ciudad.

Entre tanto, se espera que el ciudadano, por su propia iniciativa, se abstenga de exhibir sus basuras en los sitios no permitidos.

También te puede interesar:   Otro hueco peligroso en Tuluá
Compartir: