Un escolta y uno de los homicidas, las víctimas mortales del ataque

Los habitantes del exclusivo sector residencial del barrio Alvernia, aún no salen del asombro y la zozobra tras el ataque sicarial del que fue objeto un conocido comerciante de la ciudad, cuando llegaba a una de sus propiedades cerca al mediodía del pasado miércoles.

Para muchos de los lugareños de este sector, el caso se asemejó a la escena de una película de acción, cuyos momentos de angustia aún retumban en sus mentes.

Hombres apostados en los extremos de la carrera 33 entre calles 21 y 22 quienes simulaban ser obreros, y otros en un vehículo aún no identificado plenamente por las autoridades, aguardaban la llegada de su objetivo.

El reloj marcaba las once de la mañana, todo parecía normal y tranquilo como cualquier día de la semana para los moradores del barrio Alvernia.

Apareció en escena una camioneta de color negro y tras de ella, un Chevrolet Sonic de color blanco de placa HEL-229 de Cali, que pasaron por un lado de la obra que se adelanta en la calle 22 con carrera 33.

De inmediato, un hombre de overol azul y casco, sale de la zanja, se dirige al automóvil blanco y empieza a disparar indiscriminadamente, propinándole 12 impactos en la puerta y el vidrio lateral.

En la reacción, los ocupantes del automóvil le causaron heridas de gravedad al supuesto obrero, quien a su vez deja herido a tres de los escoltas del comerciante, todos ocupantes del vehículo blanco.

Mientras esto sucedía, al parecer otros hombres en el extremo contrario de la vía, le disparaban con armas automáticas de largo y corto alcance al vehículo blindado de color negro, según el informe de las autoridades.

Este es el vehículo atacado por el presunto obrero y donde se desplazaba el escolta del comerciante.

Los heridos fueron llevados hasta la unidad de urgencias de la clínica San Francisco, donde se produjo el deceso de Jhon Andrés Girón Hernández, de 29 años de edad, quien se desempeñaba como escolta del comerciante, que salió ileso del ataque.

Dos días después, a través del cotejo dactilar, las autoridades lograron identificar al presunto homicida, como Adrián Ocoró Olmos, de 21 años de edad, natural del municipio de Jamundí.

Las autoridades en las diligencias de inspección del lugar de los hechos hallaron una pistola Glock calibre 9 milímetros con un proveedor de 30 cartuchos, que habría sido utilizada por Ocoró Olmos.

Entre tanto, el mayor Julio Fernando Mora Escobar, comandante de la Policía en Tuluá, indicó que se posee el registro de varias cámaras de seguridad ubicadas en el sector, lo que permitiría la identificación de los demás pistoleros y los vehículos en que escaparon del lugar de los hechos.

También te puede interesar:   Asesinada una Pareja de esposos en Caicedonia, un hurto sería el motivo de su muerte
Compartir: