Los comerciantes de productos perecederos, en especial de la cebolla y el cilantro, se encuentran preocupados por los hechos violentos que en la última semana han cobrado la vida de dos personas relacionadas con el gremio.

El pasado miércoles, hacia las siete de la noche, sujetos desconocidos desde una motocicleta le dispararon al comerciante Jorge Antidio Urbano Arturo, de 60 años de edad.

El hecho de sangre, que eleva a 18 el número de muertes violentas en Tuluá en lo corrido del presente año, se escenificó en el callejón San Antonio del corregimiento de Aguaclara.

Urbano Arturo que recibió cuatro tiros en el tórax y tres en la cabeza, cuando se encontraba en el andén de su casa, fue auxiliado por sus familiares y llevado hasta el hospital Rubén Cruz Vélez, donde falleció.

La víctima se desempeñaba como comerciante de cebolla y cilantro en la plaza de mercado de Tuluá.

Las autoridades analizan si su muerte obedeció a una extorsión que se habría negado a pagar o si corresponde a un hecho diferente.

También te puede interesar:   Comerciante de lácteos fallece en accidente
Compartir: