Varias ramas de uno de los ficus de la entrada principal al parque infantil amanecieron el lunes en el suelo, lo que generó el descontento de la comunidad que protestó por la afectación que le acarrearía a los niños que acuden diariamente. La CVC de Tuluá precisa que hay afectación de las raíces hacia algunas viviendas vecinas.

Los habitantes de los alrededores del parque infantil Julia Escarpeta se levantaron el lunes muy temprano dispuestos a dar la pelea por los árboles y palmas que por años han existido en el interior. El motivo era la orden de talar un ficus situado cerca a la puerta principal presuntamente sin ninguna autorización oficial.

Al frente de los denunciantes se situó Dorancé Ortiz, presidente del Comité de Veeduría de las Obras que se están desarrollando en el lugar, acompañado por varios ciudadanos preocupados por la conservación del bosque natural y acérrimos defensores del medio ambiente.

«Es inaudito que quieran despoblar lo que queda del parque infantil Julia Escar-peta; ya nos erradicaron una acacia roja y dos carboneros en la parte trasera de la media torta y hoy nos quieren quitar dos ficus y un mamoncillo que han estado siempre a un lado de la puerta de entrada» denunció el líder comunitario y expresidente de la Junta de Acción Comunal.

A juicio de los mismos ciudadanos, esta puede ser una maniobra que busca beneficiar a un artesano, quien está obrando como contratista del municipio, y quien les mostró un listado de las especies a erradicar pero sin ninguna firma responsable.

Lo anterior obra en contravía de lo dispuesto por la misma CVC en cuyas recomendaciones, una vez se desarrolla alguna erradicación o desramificación, precisa que la madera resultante de las podas o cortes definitivos, no podrá ser comercializada bajo ningún punto de vista.

«Nosotros no nos oponemos a la poda pero no podemos permitir una erradicación indiscriminada sin que obre ninguna razón válida con una autorización oficial» señaló Ortiz.
La situación puede obedecer a la queja presentada en 2011 por la familia Lozano, residente frente al parque, según la cual un ficus sembrado frente a su casa pero en el interior del parque, estaba dañando su sistema de alcantarillado, situación que fue remediada en ese entonces al ordenarse la erradicación del arbusto que estaba generando el problema.

La comunidad por su parte reclama respeto por las especie vivas del parque infantil en razón a que a este asisten diariamente niños de varias escuelas y colegios que necesitan sombra para su trabajo recreativo.
Ante esta situación, la CVC DAR Centro Norte, a través del ingeniero Francisco Ospina, precisó que, dada la resistencia de la comunidad, la Sedama optó por practicar solo una poda agresiva, que consiste en eliminarle algunas ramas pero no habrá erradicación hasta que se logre una socialización con la comunidad.

Añadió que la inconsistencia entre la autorización dada por la CVC y el listado que le fue presentado a la comunidad por la Sedama, obedece a que hacia mediados de 2017 se ordenó la erradicación del ficus mencionado pero por cuestiones de contratación y asignación de recursos, solo hasta ahora la Secretaría de Agricultura y Medio Ambiente, Sedama, está desarrollando la orden.

También te puede interesar:   Bajo índice en trata de blancas, Tuluá no presenta mayor incidencia en este flagelo
Compartir: