Facsímil del diploma que fue presentado por el estudiante en la ceremonia simbólica y privada mediante la cual se “graduó” en Buga. El hecho levantó múltiples comentarios y voces a favor y en contra que son rechazadas por la familia del joven.

Estudiantes de Medicina piden modificación de las fechas de graduación, Concepto jurídico sostiene que en el acto no hubo ningún delito porque se trató de algo simbólico

«Mi hijo no es un delincuente, no cometió ningún delito y solo quiero que cese ya la persecución a la que se ha visto sometido luego de su participación en un acto simbólico de graduación».

La expresión corresponde al padre de uno de los dos jóvenes, hombre y mujer, que la semana pasada fueron noticia por haber publicado en sus redes sociales una foto con un diploma que los señalaba como médicos sin que aún hubieran terminado su internado rotatorio.

Un comunicado, presumiblemente emitido por el grueso de los estudiantes graduados, hace un recuento de lo sucedido el sábado 26 de enero en la empresa Togas y Logística de Buga, precisando que se trató de una ceremonia privada simbólica donde los dos estudiantes hicieron presencia «solo con el ánimo de compartir el momento y quedar en las fotos con los compañeros».

En su explicación, el padre del estudiante acusado de falsedad en documento, señala que todo se originó en la negativa de la Unidad Central del Valle para modificar las fechas de graduación de los estudiantes de medicina ya que el año académico termina en diciembre y, para poder iniciar el año rural, los estudiantes deben haber estado graduados el 30 de enero, pero la ceremonia de graduación está programada para febrero.

«Esta es la razón por la que los estudiantes de medicina, al terminar su ciclo, se gradúan por ventanilla porque de lo contrario deben esperar hasta abril o mayo, lo que les significa una pérdida innecesaria de tiempo» agrega.

Como mecanismo de defensa de la actitud de su hijo, el padre dirigió una carta al rector de la institución, Jairo Gutiérrez Obando, con copia al presidente del Consejo Directivo y la decana de la facultad de Medicina, exponiendo la calidad académica del joven con notas promedio de 3.9, y solicitando el cese de la persecución.

A su turno, Adolfo Rodríguez, estudiante de derecho de la Uceva y exrepre-sentante de los estudiantes ante el Consejo Directivo, dijo que jurídicamente la pareja de estudiantes no cometió ningún acto ilegal, en primer lugar porque el diploma que exhibieron en la ceremonia no tenía el logo de la Uceva y las firmas solo fueron escaneadas pero carecen de toda validez, concluyendo que por ello ninguno de los dos pueden ser objeto de alguna acción sancionatoria.

También te puede interesar:   Cámara de Comercio ya tiene listas de candidatos a su Junta Directiva
Compartir: