Después de meses de intensos rumores y de un amor entre Londres y Toronto. El compromiso del príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle ya es oficia.

La historia de amor entre el príncipe Enrique y la actriz estadounidense se parece a la de los cuentos. Un joven príncipe se enamora de una bella mujer que no pertenece a la realeza y enfrentan a sus familias para estar juntos. Eso les sucedió. Desde que iniciaron su noviazgo en 2016 enfrentaron una fuerte presión. Meghan Markle será la primera miembro mestiza de la Casa Real británica.

La actriz estadounidense se casará con el príncipe Enrique, último soltero de oro de la Casa Real británica, nieto de la reina Isabel II y segundo hijo del príncipe Carlos y la princesa Diana, después de Guillermo.

La boda real será en la primavera de 2018, según anunció el palacio. “Su Alteza Real el príncipe (Carlos) de Gales se complace en anunciar el compromiso del príncipe Enrique y Meghan Markle”, anunció Clarence House (el palacio del príncipe Carlos, heredero al trono y padre del novio).

“La boda tendrá lugar en primavera (boreal) de 2018. Se anunciarán más detalles sobre el día de la boda en su debido momento”, añade el texto anunciando el enlace entre el quinto en la línea de sucesión al trono, de 33 años, y la actriz de 36 años.

Markle y el príncipe se comprometieron a principios de noviembre. Mucho se especulaba de su unión pero hasta este lunes se confirmó. El compromiso fue con todas las de la ley, Enrique le informó a la reina y a su familia. También “buscó la aprobación de los padres” de la novia.

Isabel II de Inglaterra y su marido Felipe de Edimburgo expresaron su satisfacción por el enlace de su nieto.

“La reina y el duque de Edimburgo están encantados por la pareja y les desean toda la felicidad”, afirma el comunicado en la red social Twitter.

Para muchos británicos, el enlace será un respiro: “estamos todo el día mortificándonos, con el Brexit, el acoso sexual, la bolsa… Ya he tenido bastante, quiero que algo que me haga sentir bien”, dijo a la AFP Helen, de 58 años.

Primera mestiza y segunda divorciada estadounidense en la Casa Real

La pareja se presentará ante los medios este lunes por la tarde en Londres, en el palacio de Kensington.

Será la primera boda real en siete años y llega en un momento plácido para la Casa Real, sin escándalos y con una alta aceptación entre los británicos.

“Desde que Guillermo se casó con Catalina, todo ha sido magnífico para la familia real, los jóvenes sienten más interés por ella y la aprecian más”, dijo a la AFP Donna, de 46 años.

Enrique es nieto de la reina Isabel II y segundo hijo del príncipe Carlos y Diana, después de Guillermo.

El príncipe sirvió en el ejército, en la guerra de Afganistán, y el anuncio de su boda culmina su viaje a la madurez después de una infancia y una adolescencia marcadas por la muerte de su madre y algunos gestos de rebeldía.

Markle, por su parte, será la primera miembro mestiza de la Casa Real británica. Divorciada de su primer marido, un productor de cine con el que estuvo casada dos años (2011-2013), esta actriz encarnó a una abogada en la serie de televisión “Suits”.

Es la segunda divorciada estadounidense que entra en la Casa Real británica después de Wallis Simpson, la esposa de Eduardo VII, el tío-bisabuelo de Enrique que abdicó en 1936 tras sólo 10 meses en el trono.

Lo que en otra época era polémico, en ésta puede ayudar: “demostrará que Enrique es un hombre profundamente moderno, a la altura, y no una criatura extraña venida de otro planeta, como se percibe a veces a los miembros de la Casa Real”, dijo a la AFP Penny Junor, biógrafa del príncipe.

También te puede interesar:   Siam y Herencia Timbiquí se unen para presentar ‘Cupido disparó’
Compartir: