El Tabloide

Votar a conciencia

“…el ciudadano debe estudiar con seriedad y responsabilidad, quién es el que podría acertar en las soluciones prácticas…”.

Si queremos que el actual sistema democrático que nos rige a todos los colombianos permanezca, a pesar de sus defectos, es necesario salir a votar en las urnas por cualquiera de los candidatos que mañana se disputarán el primer cargo de la Nación, luego de una larga, tensa y conflictiva campaña electoral, en donde cada uno ha expuesto su programa de gobierno que supuestamente cumpliría en caso de salir electo.

Y es necesario que se haga a conciencia, pensando en el bien general más que en el particular, porque está en juego la convivencia pacífica de los pueblos en todo el territorio nacional y sería un error garrafal no hacerlo y dejar a la deriva el país en un momento muy complejo de la historia.

Ya todos tuvimos la ocasión de escuchar y ver a cada uno de los candidatos en la exposición de sus programas y la forma en que lo ejecutarían, aunque en varias ocasiones los debates no dieron tiempo suficiente para ampliar sus propuestas, no obstante pudieron acercarse un poco más a los televidentes en cada una de sus presentaciones, así sea en un espacio restringido y presionado por el tiempo que no puede alterarse por cuestiones de programaciones y diseños pre establecidos por los orientadores de los mismos que en una u otra forma tratan de acertar y hacer lo mejor posible en cada una de sus emisiones.

Igualmente los aspirantes fueron escuchados ampliamente en las plazas públicas, en donde de verdad lamentamos que en la mayoría de sus intervenciones se dedicaron a defenderse mutuamente de las acusaciones que venían de uno y otro lado e igualmente para tratar de decir la verdad acerca de las miles y miles de tergiversaciones que se leían por las redes sociales de comunicación y que ocupó gran parte del tiempo a algunos candidatos que hicieron de los “trinos” su arma favorita en una campaña, en donde continuamente, primaba el engaño, la mentira y el insulto y que ha tenido como consecuencia grave, la polarización del país entre dos extremos que a primera vista parecen irreconciliables y que en nada ayudan a la pacificación nacional de que tanto se ha hablado y escrito en los últimos años.

Ha sido muchísimo el desgaste en tratar de impulsar y concretar los acuerdos de paz que se firmaron en La Habana y como de todos es conocido, aún faltan reglamentaciones, desarrollos no solo prácticos, sino jurídicos, para que se llegue realmente a un final feliz, asunto complejo y difícil.

Los problemas del país son los mismos desde hace décadas, todos y cada uno de los colombianos los conocemos, están sobre diagnosticados a fondo, lo que cambia es la forma de resolverlos desde la mirada de cada uno de los candidatos a la presidencia y es aquí donde el ciudadano debe estudiar con seriedad y responsabilidad, quién es el que podría acertar en las soluciones prácticas, porque no podemos decirnos mentiras, ninguno de ellos va a resolverlos en los próximos cuatro años, y así ha sucedido a través de los años y lo más importante es que la democracia que nos rige se fortalezca y al mismo tiempo que prevalezca el bien común y que la paz que parece pende de un hilo, no se desvanezca, bajo el pretexto de amenazas imaginadas.

Compartir: