El desconocimiento de las normas urbanísticas, sumado quizás a la contravención de lo dispuesto por el Departamento de Planeación Municipal, hace que construcciones como la que se muestra en la gráfica se constituyan en un riesgo de marca mayor tanto para los habitantes de la vivienda como para los mismos transeúntes.

De acuerdo con los parámetros de la oficina planificadora, ninguna construcción puede exceder su extensión sobre el andén cuando se trata de una segunda o tercera planta, lo que a primera vista resalta como una violación a esa disposición. Pero lo grave del caso presente es que, sin ningún recato, sus constructores la pegaron al poste y por ende al cableado eléctrico, con lo que el riesgo de algún accidente es latente. Se hace indispensable entonces una visita de los inspectores de Planeación Municipal para poner en cintura al irresponsable constructor.

También te puede interesar:   Depuración de motos incautadas en Tuluá
Compartir: