En lo sucesivo, los guardas de tránsito no podrán imponer comparendos si no cuentan a mano con un dispositivo especial que mide los grados de luminosidad de los vidrios.

Los carros importados vienen ya con el polarizado autorizado pero si el propietario solicita una mayor oscuridad, debe tramitar un permiso que vale alrededor de $ 200 mil.

“Los vehículos que por sus condiciones y características tengan vidrios polarizados, entintados u oscurecidos, o que hayan realizado este proceso mediante la instalación de una película de seguridad, podrán circular sin sujeción a permiso alguno y no ser objeto de imposición de órdenes de comparendo, salvo cuando se determine con algún dispositivo que mida con precisión el grado de polarización, entintado u oscurecido”.

Lo anterior está consignado en una circular emanada de la Dirección de Tránsito y Transporte, dependencia del Ministerio del Transporte, dando precisión a diversas versiones en torno a los vidrios polarizados de los vehículos.

Dato: Directiva del Ministerio de Transporte hace precisión sobre los vidrios oscurecidos

De acuerdo con la Resolución 3777 de 2003, la luminosidad de un vehículo, sea automóvil o camioneta, debe tener un 70 % de luminosidad y un 30 % de oscurecimiento tanto en los vidrios panorámicos como en los laterales delanteros. Los laterales traseros y el vidrio posterior debe tener un 55 % de claridad y un 45 % de opacidad.

Lo que queda claro tras la directiva ministerial es que los guardas de tránsito no podrán imponer ningún tipo de sanción si no cuentan a mano con un fotómetro o luxómetro cuya función es medir la opacidad de la película en los vidrios.

También te puede interesar:   Hay más mujeres que hombres, informe indica que Tuluá tiene 214 mil habitantes
Compartir: