“…me suena la idea de un Valle del Cauca independiente de Colombia…”.

Ahora que el pueblo catalán decidió vía consulta popular independizarse del gobierno monárquico de España, me suena la idea de un Valle del Cauca independiente de Colombia. Después de pensarlo mucho y observando la historia de los últimos 150 años, donde las provincias que no pertenecían a Santafé de Bogotá eran olvidadas y tenidas en cuenta solo para el saqueo de sus riquezas de parte del gobierno centralista y que hoy aún nada ha cambiado; que así las cosas con un gobierno centralizado en la unidad nacional capitalina que ve en nuestro departamento una provincia productora para el (PIB), producto interno bruto que en buen porcentaje se gasta en corrupción, cocteles, mermelada burocrática y ahora para mantener las exigencias (vuelos chárter, escoltas, sueldos de ministro) de un puñado de ex asesinos, porque el grueso de ellos prefirieron seguir siéndolo que acogerse a un proceso mal pactado.

Que tal nosotros, los nacidos en esta hermosa tierra vallecaucana, bañada por el imponente Cauca, custodiada por dos cordilleras llenas de café y frutas, ricas en fauna, flora y nacimientos de agua dulce, donde abundan la leche, la miel y variedad de productos de la despensa nacional, con un imponente mar pacífico abundante de riquezas marinas, caña y folclor, donde nacen los mejores deportistas, cantantes, compositores, poetas y bailarines (Jorge Isaac, Johnny Buenaventura, el Grupo Niche, Guayacán, Gardeazábal, El Tino) entre otros grandes, todos productos de exportación y en el centro como si fuera poco un corazón, la joya preciada del Valle, paso obligado de todos, la ciudad de la gente amable, trabajadora, alegre y solidaria, la ciudad que queremos y soñamos grande y productiva, con la responsabilidad de que todos la coloquemos en el lugar que merece y por qué no competir más adelante con ser capital de departamento, porque la realidad es que tenemos todo para serlo, solo se requiere que el gobierno municipal actual y los futuros gobiernos empecemos a crear conciencia a pensar en grande, que creamos que podemos mejorar, que se continúe atrayendo inversión empresarial, que permitamos la llegada de más capital, que propendamos por la inclusión y con acabar de a pocos con los cinturones de pobreza, ofreciendo posibilidades a los jóvenes y a los miles de padres de familia que luchan por el sustento diario de sus hijos, mejorando la educación, solo así podremos hacer de nuestro municipio la ciudad incluyente y progresiva que todos soñamos; y por qué no independizarnos por lo menos en nuestra mente y actitud de los problemas que aquejan a nuestra amada Colombia.
r.varon1973@gmail.com

También te puede interesar:   Desde el Evangelio
Compartir: