Karen Abudinen, directora del ICBF lamentó el número de menores lesionados por utilización de pólvora en todo el país, y especialmente en Valle del Cauca, que tiene el mayor registro con 16 casos.

Advirtió que ya se adelantan varias investigaciones con los padres de familia que por negligencia o complicidad, permitieron que sus hijos resultaran afectados. Es por eso que hace un llamado urgente 20 alcaldes de Valle del Cauca que no han emitido el decreto para prohibir la venta de estos elementos para que lo hagan de manera inmediata.

Según la funcionaria, el número total de niños y adolescentes en todo el país tiene un aumento considerable con 97 episodios, lo que genera una seria preocupación entre las entidades de salud de los 32 departamentos del país, en donde pese a las campañas, este número tiende a seguir creciendo.

“Omitir medidas de restricción a la venta en los municipios es atentar en contra de la vida de los niños. Nos preocupa esto en el Valle del Cauca. Estamos exponiendo sus vidas, en contra de su integridad. La pólvora no es un juego”, advirtió la funcionaria.

No obstante realizó un llamado a los padres de familia para que también participen en la vigilancia y cuidado de los menores. Según sus registros, ya hay nueve casos de restitución de derechos en el territorio nacional, varias de ellas en el departamento.

Al Valle del Cauca, le sigue en el segundo lugar el departamento de Cauca, con un total de nueve menores afectados.

Finalizado el 2017 es momento de hacer la reflexión sobre las cosas que como decimos en educación pasan el año, pensando de igual modo en aquellas situaciones que deben ser replanteadas, mejoradas o abordadas. Haciendo un balance en lo que respecta a Tuluá podemos decir que desde la visión de espectadores pasa el año ya que en infraestructura vial el proyecto de ciudad orientado por la actual Administración ha ido configurándose poco a poco, sin desconocer los avances que se traían de años anteriores. Dos puentes, cuestionados por unos, defendidos por otros pero usados a diario se van constituyendo en referente para la historia naciente del municipio. Puede ser que en el año que acaba de terminar la utilidad del puente sobre la calle 28 no haya quedado del todo evidente viéndose un poco confusa por el taponamiento a la altura de la carrera 28; sin embargo, no será cuestionable cuando se vean los resultados de movilidad hacia el sector de la salud y cuando la maqueta de las dos torres lleguen a ser un referente de ubicación.

Otra de las obras que quizá marca la tendencia es el mejoramiento de la calle 25 después del paso a nivel. Ya me imagino cuando los árboles hayan crecido a la altura correspondiente lo que permitirá un paso agradable por esta zona, de hecho ya lo es. Hasta ahora las personas al parecer están cuidando las obras, no obstante desde esta casa periodística en días pasados se evidenció el mal uso de las zonas verdes donde un caballo estaba pastando songo sorongo. Queda pendiente mejorar la imagen de esta calle desde la transversal 12 hasta el barrio Farfán que si bien es cierto como en otras partes desde el año pasado han sido intervenidas con nuevo pavimento, es necesario redefinir el espacio público. El corredor bulevar deberá extenderse ya sea por el actual gobierno o por el siguiente. No se vale que las obras buenas de una Administración, las siguientes administraciones no las sostengan. Es más, ni las miren. Caso Plaza Cívica Parque Boyacá.

La semaforización, otra de las acciones que continuó su expansión en el 2017 ha permitido organización aunque se percibe que en algunos puntos no era tan necesaria ya que en Tuluá como en otras ciudades el problema no es si haya o no haya semáforos. El problema en sí es la incultura reinante de los conductores ya sea en motos o vehículos y la confianza excesiva del transeúnte, que sumado a las estrechas vías hacen que transitar en el pueblo sea una odisea, máxime en horas pico. Sin mencionar el difícil tráfico en los barrios a causa del deterioro en los pavimentos. Una vez mejorado el frente de la casa, es hora de entrar a la casa. Ojalá lleguen 2018 km más de pavimento.

También te puede interesar:   Apoyo a universitarios
Compartir: