Todas las figuras tienen movimiento y fueron elaboradas por artesanos de la Tierra del Coclí. Su diseño se empieza desde enero y su armada puede durar un mes. Este año fue premiado por la Gobernación como el mejor del Valle.

La idea de construir un pesebre igual o mejor que conoció alguna vez en la CVC rondó por mucho tiempo en la cabeza de Carlos Alberto Llanos Cáceres, un jubilado de la empresa Colombina y exconcejal de esta localidad enamorado de la Navidad y que disfruta de esta época rodeado de su familia y amigos.

Fue hace seis años cuando decidió traducir en realidad ese sueño y acompañado por su esposa e hijos, los cómplices en la aventura, además de contar con el apoyo de reconocidos artesanos, entre ellos Hernán Villafañe, le entregó a su pueblo natal el primer pesebre gigante que causó sensación entre sus paisanos.
“Este pesebre es el fruto del amor, pues para que la gente vea un producto terminado requiere del trabajo de todos, trabajo que empieza desde enero cuando hacemos balances y decidimos qué le vamos agregar y mes a mes se consolida cada idea y es diciembre cuando las vemos plasmadas” dice en medio de su alegría Llanos Cáceres, quien de cada mesada guarda una parte para adquirir nuevas figuras, reparar o introducirle los cambios al pesebre.

Cada centímetro de esta colosal obra artesanal es una representación de algún rincón del país y un homenaje a las personas que provenientes de diferentes regiones de Colombia le han aportado al desarrollo de Zarzal.
Pilanderas, fabricantes de arepas, corteros de caña, mineros, pescadores, labriegos, acerradores, deportistas y músicos tienen cabida en este pesebre que se ganó el concurso de la Gobernación del Valle y que es digno de ser llevado a cualquier sitio del país.

“Nunca hicimos el pesebre ni con fines políticos, comerciales o para lucrarnos, pues simplemente era un sueño de mi esposo que junto a mis hijos secundamos por el amor que sentimos por esta tierra” dice Amparo Mosquera, una mujer que no oculta su emoción al hacer referencia a la obra que han logrado construir.
“Nos encanta hacer esto, de hecho desde que lo armamos hasta que lo desmontamos después de la fiesta de reyes, el barrio a donde lo llevamos se convierte en nuestra oficina y pasamos todo el día y parte de la noche” dice Mosquera, tras agregar que la sonrisa de los niños es el mejor pago.

Este año el pesebre de los Llanos Mosquera está ubicado en el parque del barrio Villayoli, en inmediaciones del comando de la policía en esta localidad del norte del Valle, donde la Navidad se vive con intensidad y alegría.
Desde este domingo 24 de diciembre usted podrá ver en www.eltabloide.com.co el video de este homenaje a la Navidad y sus tradiciones.

También te puede interesar:   Miguel Nule se declara ‘víctima’ y demanda a la Nación, exige $1,5 billones
Compartir: