Es allí adonde llegan los turistas que cada fin de semana escogen esta región para disfrutar de los imponentes paisajes de su zona rural.

De acuerdo con los diferentes historiadores que han recogido el acontecer del Valle del Cauca, la población de Bolívar, al norte del departamento, es uno de las más antiguas del territorio vallecaucano seguida de Jamundí, Cali, Vijes y Yumbo.
Es paso obligado para viajeros entre Riofrío y Roldanillo, a través de la Troncal del Pacífico.

Este poblado que goza de la imagen de ser un territorio pacífico, tiene en su plaza principal, que lleva el nombre del libertador Simón Bolívar, su punto de referencia.
Es allí adonde llegan los turistas que cada fin de semana escogen esta región para disfrutar de los imponentes paisajes de su zona rural.

Formada por amplios andenes y callejuelas internas, la plaza principal de los bolivarenses es el sitio ideal para tomar un descanso en especial en las tardes cuando las altas temperaturas arrecian, pero se mitigan con la fresca brisa que baja del río Pescador, otro de los símbolos de este territorio.

Una de las razones por las cuales los ecoturistas terminan sus recorridos en el parque, es porque allí y en especial los sábados, domingos y festivos se encuentran con una variada muestra de mecato vallecaucano.
De hecho es en su entorno donde cada Sábado Santo se realiza el Festival de los Antojos, un espacio donde las mecateras hacen gala de toda su inventiva para ofrecer toda variedad de viandas cargadas de sabor y tradición.

Una de las características de este apacible municipio nortevallecaucano es la abundancia de agua que posee y una prueba de ellos es que sus tierras están regadas por los ríos Azul, Cajamarquita, Cajones, Cauca, Claro, Dovio, Garrapatas y Pescador; las quebradas Mesetas, Lindo, Naranjito, Platanares, San Antonio y Sanquinini.

También te puede interesar:   Buga recibió la Q del Turismo, un nuevo impulso al desarrollo de la Ciudad Señora
Compartir: