El guardameta Yeison Pinillo, quien se inició con la Escuela River Plate de Tuluá fue vital en la consecución del título nacional sub 21 de fútbol que se disputó en Bucaramanga 

El técnico Gabriel Ochoa Uribe, solía pronunciar un sinnúmero de frases que con el pasar de los años se volvieron axiomas del fútbol. Una de esas frases patentadas por el estratega paisa dice: Denme un buen portero y yo duermo tranquilo.

Pues esa frase la aplicó el profesor Edwar Muñoz quien, después de 15 años, logró con la Selección Valle sub 21 el título nacional derrotando en la final a su similar de Caldas dos goles por cero en el estadio Alfonso López de Bucaramanga.

En la consecución de ese camponato, esquivo durante tres lustros, fue vital Yeison Pinillo, joven arquero que inició su proceso de formación con la Escuela River Plate de Tuluá, de donde pasó a Fútbol Paz de Cali y ahora hace parte del América de Cali donde espera la oportunidad para saltar al profesionalismo.

Además del trofeo logrado, los vallecaucanos obtuvieron el premio a la valla menos vencida gracias a las atajadas de Pinillo que tanto en la fase final como en la parte final fue una de las figuras de la escuadra rojiblanca.
Para los entendidos en la materia, Yeison Pinillo es una de las promesas del balompié colombiano.

También te puede interesar:   Tulueño, subcampeón mundial de Boccia
Compartir: