“…Si un empleado es mal pago no rendirá al ejecutar la labor para la cual fue contratado…”.

Siendo Tuluá una ciudad eminentemente comercial, al comercio aún le falta proyección, posicionamiento y competitividad. En una frase, a los comerciantes tulueños les falta “creérsela”. Si bien es cierto hay diversos casos de éxito donde la infraestructura y atención al cliente llegan a niveles altos de calidad y de estilo, la generalidad no llega a este nivel. ¿A quién no le ha pasado que le toca dar vueltas y vueltas consiguiendo un artículo? Se imagina uno que en tal o cual almacén lo va a conseguir pero al llegar no lo encuentra o le salen con el cuento que se les ha agotado o que allí nunca lo han vendido. Y la perla que quizás en un almacén que “queda aquí cerquita” lo puede conseguir.

Sacamos pecho diciendo que somos comerciales, pero en el sentido amplio de la palabra ¿Tuluá será comercial o se ha quedado rezagada en el intento?. Diferentes tipos de almacenes no están preparados para atender debidamente al público propio y menos a los turistas. En algunos vendedores se nota parsimonia, poco gusto, no conocen la mercancía y no practican normas de cortesía. En últimas también influye el factor dinero. Si un empleado es mal pago no rendirá mínimamente al ejecutar la labor para la cual ha sido contratado. Esto no sólo pasa en el comercio, pasa en todo tipo de trabajo.
Otro aspecto que coloca en jaque la dinámica comercial en Tuluá es el desconocimiento en el manejo y ventajas que otorga el uso del dinero plástico. Empresas muy bien posicionadas carecen de datáfono por terquedad de los dueños, por miedo o por simple capricho.

Desde la Administración Municipal se ha propendido por mejorar la imagen de la ciudad, pero ese mejoramiento no dará frutos si el cambio no es integral. ¿De qué sirven unas calles bonitas y bien topadas si la idiosincrasia del negocio es del rebusque y no del crecimiento? ¿Quién gana en esas condiciones? Los centros comerciales y los almacenes que han entendido que en la atención al cliente es donde está el retorno de la inversión, la atracción y sostenimiento de los clientes.

También te puede interesar:   Timo en campaña
Compartir: