Cortuluá regresa a la segunda división después de tres años en la A. Perdió 2-1 con Once Caldas. Su campaña de cuatro puntos en los últimos 8 partidos lo condenó.

El fútbol es un  deporte de emociones, es como una ruleta que nunca se sabe  que pueda pasar en los 90 o más minutos  que se pitan. Esta premisa se reivindicó  el sábado en la tarde luego de una fecha final de la Liga Águila que se jugó simultáneamente en Montería, Cali y Manizales, tres equipos soñando con seguir en  la Primera División del balompié nacional.

De esa ruleta participaban dos equipos del Valle. El encopetado América que recién regresó a la primera y Cortuluá, el equipo de la tierra, que llegó con una luz de esperanza a  la capital de Caldas, luz que encendió el cuadro escarlata que promediando el primer tiempo anotó desde los 12 pasos a través de Cristian Martínez Borja.

Esa anotación de los americanos y el empate que lograba Cortuluá ante los Albos le daba el tiquete para seguir en la primera. Pero el fantasma del mal fútbol se hizo presente en el Palogrande y una desinteligencia de la zona defensiva  y el imberbe arquero tulueño permitieron que los manizalitas pusieran el uno por  cero.

Aún con la derrota a cuestas los tulueños no perdían la esperanza pues su rival directo seguía perdiendo en el Pascual Guerrero.

Cuando la luz se apagaba  y los dirigidos por Néstor Otero se diluían, un cabezazo del paisa Bryan Fernández en el pórtico de José Fernando Cuadrado le devolvió la alegría a los tulueños pues el uno por uno y la derrota de los Búcaros aseguraban su permanencia en la primera división.

Minuto 92 más unos segundos, una pelota cruzada nuevamente al área y Miguel Nazarit capitalizó otro error monumental del arquero de Cortuluá y anidó la pelota en el fondo del arco para sentenciar por tercera vez el descenso de CORTULUA…

Lo que se vio después fue el llanto, jugadores tirados en la grama y un hombre con síntomas cardiacos en la tribuna, hechos que serán anécdotas del futbol el deporte más impredecible de todos.

Ya con cabeza fría jugadores, técnicos y directivos tendrán que mirar que pasó, pues lo único cierto es que Cortuluá tuvo un inicio fulgurante y después se diluyó en un fútbol sin sabor ni color que hoy lo deja en la Segunda División.

También te puede interesar:   Importante victoria logro Cortuluá en Bucaramanga
Compartir: