Mas de 15 mil millones de pesos les debe Coomeva a las IPS de la ciudad. La abultada deuda contraída con el hospital Tomás Uribe Uribe lo tiene al borde de la quiebra.

En el Concejo Municipal se reunieron el jueves todos los actores involucrados en el sistema de salud del municipio para solicitar acciones concretas contra Coomeva.

Sin la presencia de representantes de la EPS Coomeva, se desarrolló el pasado jueves un debate en el Concejo Municipal en el que se esperaba alguna respuesta de esta entidad a las diversas quejas tanto ciudadanas como de las IPS en torno a las abultadas deudas que posee con hospitales y clínicas de la ciudad.

Tras las intervenciones de los gerentes de las dos clínicas locales, el gerente del hospital Rubén Cruz Vélez y el presidente del sindicato del Tomás Uribe Uribe, tanto los concejales como funcionarios de la Administración Municipal coincidieron en que se debe solicitar, de manera inmediata, la intervención de esta entidad por parte de la Superintendencia de Salud.
John Freddy Asprilla, titular de la Secretaría de Salud Municipal, señaló de manera enfática que la Superintendencia de Salud está ayudando a que las EPS se burlen de las IPS puesto que desde el pasado mes de marzo ofició a esa dependencia solicitando la intervención de Coomeva y no ha hallado respuesta aún.

Por su parte el gerente de la clínica San Francisco, Héctor Fabio Álvarez, dijo que la situación de esa IPS es muy complicada debido a que Coomeva no ha respondido a los múltiples cobros y aclaró que, con todo, la San Francisco no le está negando el servicio a los usuarios de Coomeva cuando se trata de urgencias vitales.

Gerardo Rancruel, gerente de la clínica Mariángel a su turno precisó que hace año y medio que tiene cerrado el convenio con Coomeva y aunque también está pasando dificultades, aún tiene en sus instalaciones pacientes de Coomeva a los cuales se les sigue prestando el servicio.
Rodolfo Borja, quien oficio como representante del hospital Tomás Uribe Uribe, hizo un esbozo de la situación de esa casa de salud señalando que la crisis es muy delicada y anunció que pronto iniciarán unas actividades de protesta para llamar la atención de la comunidad.

Finalmente Rubén Darío Benítez, personero municipal, indicó que esta misma semana adelantará una serie de contactos con la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo para que, desde allí, se apoye la propuesta de que Coomeva sea intervenida cuanto antes y su administración la asuma el Estado.

También te puede interesar:   Periodistas de Tuluá rechazan orden de revelar sus fuentes
Compartir: